Reforma tributaria favorece la generación de empleo: MinTrabajo

BOGOTA, 03 de Octubre_ RAM_ El ministro del Trabajo, Rafael Pardo, señaló que con la nueva Reforma Tributaria se generará más empleo para los colombianos y menos informalidad. Así mismo, indicó que dentro de la nueva reforma tributaria, “con la que el Gobierno Nacional busca lograr mayor equidad”, se plantea modificar el aporte que en la actualidad se les cobra a las empresas privadas a partir del valor de la nómina.

Con esta iniciativa se pretende que el cobro de los aportes para el SENA y el ICBF se generen a partir de las utilidades de las empresas y no de la nómina, lo cual aliviará a los empleadores que promueven el empleo formal.

“El aporte para las cajas de compensación no se toca, la contribución para el SENA y el ICBF, la harían los empresarios privados sobre las utilidades y no sobre la nómina de trabajadores que ganan menos de 10 salarios mínimos. Lo mismo pasaría con los aportes a salud de estos empleados”, explicó el Ministro.

Y añadió que el Gobierno busca generar más empleo formal. “Se ha criticado durante mucho tiempo que el trabajo tenga impuestos y el capital tenga deducciones. Esta reforma va en el sentido opuesto, en el de bajar los impuestos al trabajo”.

Hoy por cada 100 pesos que un empresario le paga a un trabajador, debe hacer una contribución de 29 pesos a los parafiscales y a la salud. Es decir, aumentar el número de trabajadores implica para un empresario incrementar su aporte. Este esquema desestimula la generación de empleo formal.

De acuerdo con el Ministro del Trabajo, la idea del Gobierno es cambiar la fuente de financiación de dos entidades de gran importancia para los colombianos: el SENA y el ICBF. En este momento, un empresario debe contribuir con el 2 por ciento sobre el salario de sus empleados para financiar la primera y el 3 por ciento para aportar al funcionamiento de la segunda. Adicionalmente, debe pagar 8.5 por ciento de aportes a la salud.

Por esa razón, la Reforma Tributaria que el Gobierno presentará al Congreso, contempla sustituir la fuente de estos recursos, aliviar la carga de contribuciones de las empresas que más generan empleo y hacer que quienes reciban mayores utilidades aporten más a la seguridad social.

La idea es que los empresarios privados no tengan que pagar ese 5 por ciento de parafiscales sobre sus trabajadores que ganen menos de diez salarios mínimos, sino financiar al SENA y al ICBF con un impuesto de destinación específica -CREE-, que se determina sobre las utilidades de las empresas. Este impuesto sobre las utilidades también remplazará los aportes a salud que deben hacer los empresarios para sus empleados que devengan por debajo de diez salarios mínimos.

De esta manera, se alivia a las empresas intensivas en mano de obra y se estimula la contratación de un grupo de población que presenta grandes índices de desocupación.

Compartir: