Argentina al borde del abismo

Por: Mario Ramírez Arbeláez

Bogotá, 27 de septiembre_ RAM_La Argentina afronta en estos momentos una de sus peores crisis de las últimas décadas, por falta de visión de los últimos gobiernos en el manejo económico para afrontar las dificultades financieras y el alto índice de corrupción.

Es estrictamente necesario que esta nación, que en otros tiempos fue el motor del desarrollo suramericano, dé un vuelco a la manera cómo está afrontando esta crisis y comience a incentivar medidas que generen soluciones a corto y mediano plazo, con el fin de fortalecer los mercados internos, los sectores industriales, pero sobre todo, que permitan fomentar estrategias anticorrupción.

Argentina ocupa el puesto 40 en el ranking de países mayor dotados con recursos naturales; sin embargo, existe aún la dicotomía entre campo, industria o servicios que necesita de un rediseño económico que abarque la estructura política desequilibrada que existe.

Pero la peor torpeza, es que desde que Mauricio Macri asumió la investidura presidencial, está invirtiendo las pocas divisas con que cuenta para afrontar la crisis social, en  la compra de armas, como si tuviera que enfrentar una guerra y no la crisis económica.

Es increíble, pero en medio de la tormenta interna esta adquiriendo a la OTAN a Estados Unidos y a Israel, más de 60 helicópteros y 182 tanquetas tipo Stryker,  12 aviones de caza F-16 Fighting Falcon y 24 aviones de caza Texan T6, empleados para el entrenamiento de pilotos.

La compra de material bélico no solo siguió a lo largo del primer semestre de este año, sino que el presupuesto para gasto militar subió un 14 %, «un aumento bastante alto, que supera ampliamente el porcentaje promedio de la región».

En esta ocasión, al mirar el endeudamiento público respecto al PIB, en 2015 será de un  52,6%, mientras que al cierre de 2019, según el FMI, subirá hasta 75,9%. En esta diferencia gran parte de culpa la tiene el préstamo de US$57.000 millones que el organismo le entregó. El desempleo en el país se ha mantenido, con un ascenso de 8,5% al inicio de su mandato, al 9,9% con el que terminaría este año. El peso argentino ha pasado de cotizar a 12,9 cada dólar, a 55,84. El sector manufacturero, por ejemplo, acumula 15 meses de caída. Solo en la industria se han perdido 140.000 puestos de trabajo y la inflación no solo no bajó, sino que duplicó su velocidad, la pobreza creció a más del 32% y la inflación se disparó a 53,9%.

En un capítulo más de la creciente adquisición de equipamiento militar por parte del gobierno de Mauricio Macri a Estados Unidos y sus aliados, el Reino Unido decidió poner fin al bloqueo de venta de armas a la Argentina, que había sido impuesto al país durante la presidencia de Cristina Kirchner, en 2012.

Dado que las compras de armas han sido manejadas con total hermetismo y secreto de estado, varios medios han filtrado un listado de armamento solicitado por la embajada argentina en EE.UU. disque para misiones de paz y para «atender amenazas globales como la lucha contra el terrorismo, el financiamiento del terrorismo, el narcotráfico y el crimen organizado».

¿La pregunta que nos hacemos es para que se está armando la Argentina?¿Por presión de quién? para que, o para que guerra, ¿o van a invadir a Venezuela?, porque en medio de semejante crisis se gastan la plata en armamentos, ¿será para enfrentar la crisis social que se avecina? ¿Van a utilizar los f 16 para aplastar la protesta social? ¿Van a volver a declarar la guerra a Inglaterra?

Lo que se está vislumbrando, con referencia a la adquisición de armas por parte de Colombia, Argentina y otros países es una intervención militar a Venezuela a través de la aplicación de la Carta Democrática de la Organización de los Estados Americanos (OEA), se llegaría a la formación de una fuerza multilateral que podría intervenir militarmente al vecino país o también apoyados en el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca TIAR.

Argentina era una nación próspera, mayor exportador de carne, maíz y avena de toda la región, urbanizada, moderna, social y contaba con una estabilidad política. Sin embargo, la corrupción y la falta de capacidad de sus dirigentes la tienen sumida en una crisis que la llevan hacia un abismo del que difícilmente podrán salir en poco tiempo.

El Presidente Macri, enfrenta una crisis económica que históricamente no ha dejado de existir , de 44 millones de argentinos , hoy hay más de once millones de pobres, lo que hace urgente y necesario dar un vuelco, no comprar armas  innecesarias y comenzar a incentivar medidas que generen soluciones a corto y mediano plazo con el fin de fortalecer los mercados internos, los sectores industriales, pero sobre todo, que permitan fomentar estrategias anticorrupción.

El Gobierno y el FMI, como responsables de esta debacle, tienen el deber de poner fin y revertir la catástrofe social que hoy atraviesa a una porción cada vez mayor de la sociedad argentina.

 

[email protected]

Compartir:

Comments are closed.