La fiesta y euforia que se vive en Zipaquirá por Egan Bernal

 

Tras concluir la rueda de prensa que ofreció en Zipaquirá, Cundinamarca, el ciclista Egan Bernal invitó a sus primeros entrenadores a subir a la tarima y pronunció unas palabras que giraron en torno a lo difícil que fueron sus inicios en su carrera deportiva.

El deportista se mostró muy orgulloso de sus raíces, pero también confesó que la falta de recursos de sus padres, de quienes dijo, les debe todo, complicaron sus sueños y aspiraciones.

“Si hace unos años me hubieran dicho que iba a ganar el Tour de Francia no lo hubiera creído. Hace unos años, en el barrio Bolívar, donde nací, nadie hubiera lo hubiera creído tampoco”, manifestó.

Agregó que tras salir de ese barrio, recorrieron todo el pueblo pagando arriendo en una pieza y aprovechó el momento para agradecer a quienes le dieron la mano y lo formaron como deportista.

“Luego, poco a poco, viene la ayuda de Fabio (Rodríguez) mi primer entrenador, de Pablo (Mazuera), que fue la persona que me ayudó con mi primer equipo, y del profe Sergio Avellaneda, que la verdad me dio mucha motivación”, expresó.

El primer colombiano y latinoamericano en ganar la más importante carrera de ciclismo mundial, dijo que esas dificultades hoy representan para él un motivo de orgullo pues sí él pudo, todos pueden.

“Fuimos una familia muy normal. Humilde, que tuvo que pasar por muchas cosas que, seguramente, muchas de las familias que hoy están acá están pasando. Así que hay que tener esperanza. Si nosotros pudimos hacerlo, todos pueden hacerlo. Mi mensaje es ese: que tengan mucha esperanza y que apoyen a los niños como me apoyaron a mí”, puntualizó.

Compartir:

Comments are closed.