Médicos salieron de El Bagre, Antioquia, tras asesinato de su colega

El temor y el repudio frente al asesinato del joven médico Cristian Camilo Julio Arteaga, ocurrido el viernes en El Bagre, Antioquia, llevó a que varios colegas dejaran sus labores en el Hospital Nuestra Señora del Carmen, donde la víctima estaba terminando su año rural. Esto ha causado dificultades en el municipio en la prestación de los servicios de salud, según indicaron las autoridades. 

Son al menos seis los médicos que abandonaron el municipio, entre ellos algunos que también estaban cumpliendo su año rural en la zona, explicó Alejandro Perlaza Martínez, secretario de Gobierno de El Bagre.

El funcionario indicó que en el hospital, que es de tercer nivel de complejidad, no se están atendiendo urgencias, por lo cual fue necesario buscar el apoyo de la IPS Medicauca, que está ubicada también en el casco urbano. La falta de personal, sin embargo, está causando afectaciones, pues El Bagre tiene al menos 75.000 habitantes.

El llamado que hacen las autoridades locales a la secretaría de Salud de Antioquia es que busque la manera de enviar nuevos médicos al lugar para garantizar el derecho fundamental a la salud a todos los pobladores. Sin embargo, saben que podría ser un poco difícil por el temor que el homicidio de Julio pueda causar en otros profesionales.

Asesinan a médico en Antioquia

El joven médico trabajaba en el Hospital Nuestra Señora del Carmen, en El Bagre.

Por ello, afirmó el funcionario, el hospital y la IPS cuentan con vigilancia no solo privada, sino también de la Policía y el Ejército está haciendo rondas permanentes por el territorio, para garantizar la seguridad.

Perlaza también dijo que hasta el momento los médicos que salieron del sitio no han presentado una renuncia oficial. «Pese a la ayuda de Medicauca, es insuficiente, estamos preocupados y hacemos un llamado a las autoridades departamentales y nacionales para que nos ayuden a solucionar esta problemática», manifestó el secretario.

Aprovechó el funcionario para pedir mayores acciones respecto a la salud en el municipio, pues no tienen la capacidad de atender enfermedades de alta complejidad. Cuando hay pacientes más graves, son enviados al vecino municipio de Caucasia, que tiene hospital de segundo nivel. Si es más grave, tienen que ser remitidos a Montería o, incluso, a Medellín, que está a unas ocho horas de distancia.

Vale recordar que el médico Cristian Camilo Julio, quien fue sepultado este domingo en Montería, donde estudió su carrera de Medicina, fue asesinado por dos desconocidos que lo interceptaron en una vía pública, en hechos que son materia de investigación por parte de las autoridades.

Era una persona maravillosa, excelente profesional, con un espíritu aventurero, una persona servicial, de buenos sentimientos, no peleaba con nadie, tenía un carácter pasivo

El joven, oriundo de Palmira (Valle del Cauca), estaba haciendo su año rural en El Bagre, el cual finalizaba el 22 de julio de este año, según relató Norela Serrano Mercado, una de sus mejores amigas y también médico.

«Era una persona maravillosa, excelente profesional, con un espíritu aventurero, una persona servicial, de buenos sentimientos, no peleaba con nadie, tenía un carácter pasivo», relató Serrano, quien añadió que su colega y amigo era el menor de una familia de tres hermanos y quería seguir su carrera con una especialización en anestesia.

Varios médicos del municipio rechazaron enfáticamente el hecho y pidieron que se hagan las investigaciones ágiles y eficaces para dar con los responsables. Este sábado, en Montería, se hizo una misa en honor al joven.

Tras un consejo de seguridad que se realizó en el municipio para analizar medidas frente al tema, se tomó la decisión de prohibir el parrillero, lo que a su vez causa dificultades a los habitantes, pues este es un municipio donde el 95 por ciento de la población se transporta en moto, según dijo Perlaza.

También se reforzó el pie de fuerza en el territorio, por determinación de las autoridades. El Bagre es uno de los municipios de la región del Bajo Cauca, una de las más afectadas por los problemas de orden público en Antioquia y que fue priorizada por las autoridades para los planes de seguridad.

Compartir: