Funcionarios del Distrito protestarán por cambio de horario laboral

BOGOTA, 21 de Septiembre_ RAM_... En las instalaciones del Palacio de Liévano, y en otra serie de edificaciones donde operan dependencias del Distrito, han empezado a circular una serie de misivas provenientes de diferentes agremiaciones sindicales (la CUT, Sindistritales, Sintraconcejo, Sintrenal). Los comunicados convocan a los funcionarios a unirse a un mitin, programado para el próximo lunes en las instalaciones de Catastro. El objetivo es protestar contra la “decisión arbitraria del alcalde, Gustavo Petro, de cambiar el horario de la jornada laboral para trabajadores del Distrito”.

La nueva medida empezará a regir a partir del lunes 24 de septiembre. El horario es de 9:30 a.m. a 7:00 p.m. Éste no aplicará para los funcionarios que sean cabeza de familia con hijos incapacitados, quienes tengan horarios de estudio nocturno o sufran alguna enfermedad especiales.

Dirigentes sindicales aseguran no haber sido consultados sobre el cambio de horario. Dicen que en marzo de este año se realizó una encuesta a 11.000 trabajadores en cada una de las entidades de la Planta Central y Unidades Descentralizadas, y el 99% se opuso al horario planteado.

Los sindicatos dicen además que con la medida se les está vulnerando derechos a tener una familia y a la igualdad, por cuanto fomenta discriminación dentro de las diferentes plantas laborales.

Gustavo Petro, alcalde Bogotá, está convencido que el cambiar el horario de los trabajadores públicos del Distrito –además propuso el cambio para los funcionarios del gobierno nacional– ayudará a apaciguar el caos de la movilidad en la ciudad. “El reto de la iniciativa –dice la administración– es disminuir el flujo de pasajeros entre seis y nueve de la mañana y entre las cinco de la tarde y las siete de la noche. Además de incentivar el uso de Transmilenio en horas valle”.

La decisión del alcalde fue dada a conocer por el secretario privado de la Alcaldía, Jorge Rojas, través de los medios de comunicación. Fuentes le aseguraron a El Espectador que esta decisión se fue al ‘aire’ sin haber sido consultada con la secretaría de Movilidad. Aún el Distrito no ha presentados los estudios que argumenten la medida.

A parte del malestar que ha causado el cambio de horario, se empieza a advertir de un posible caos administrativo que se generará en la prestación de servicio en los Cades y Supercades, toda vez que aún no se sabe cómo se dará atención a los usuarios que necesiten servicios y trámites de instituciones del orden nacional, pues la medida del cambio de horario solo aplica para los trabajadores del Distrito.

“El cambio es fatal”, opina José Stalin, director del Observatorio de Movilidad de la Universidad de los Andes, quien considera que el nuevo horario “no es conveniente para la gestión pública ni le facilita al ciudadano corriente la diligencia de sus trámites ante las diferentes instituciones. La gente ya estaba acostumbrada a madrugar para hacer sus diligencias y llegar al trabajo. Esto definitivamente generará una congestión en los Cades y Supercades”.

Stalin aseguró que con la medida posiblemente genere una leve mejoría en la movilidad “pero tendrá un impacto negativo en la gestión del Distrito. Creo que a la alcaldía le falta argumentar aún más las razones por la cuales decidió cambiar la jornada laboral”.

Por otra parte, Álvaro Rodríguez, experto en transporte y miembro de la veeduría ciudadana ‘La séptima se respeta’, considera que la medida impuesta por el alcalde sí es positiva “pero le cambiará la vida a las personas”. Rodríguez explica que “Petro no se ha inventado nada, eso ya se ha realizado en otras ciudades especialmente en Europa. Esto ayudará a descongestionar sobre todo a Transmilenio, sin embargo existen otras medidas más amables con el tiempo de la gente. Por ejemplo, algún que ha venido implementando la Universidad del Rosario, planes empresariales de movilidad donde se realizan viajes compartidos, se disponen ciclo-parquederos, entre otras soluciones”.

Cerca de 80.000 funcionarios trabajan para el Distrito, entre empleados de planta y tercerizados.

Compartir: