Gaviria advierte que el gran obstáculo para la paz es el narcotráfico

El expresidente Cesar Gaviria Trujillo aseguró hoy que el gran obstáculo para llegar a la reconciliación en Colombia es el narcotráfico y advirtió que mientras persista este negocio, “ la paz como la imaginamos no será posible”.

Gaviria, quien ejerció la presidencia entre 1990 y 1994, dijo que la raíz del conflicto es el tráfico de narcóticos y que por lo tanto para garantizar la paz hay que acabar el narcotrafico.

El expresidente cuestionó los resultados de la lucha que se ha adelantado contra este flagelo, por lo que, además, consideró necesario que Estados Unidos cambie su política antidrogas.

“Vamos a tener muchos más muertos si Estados Unidos no cambia de política antidrogas”, afirmó Gaviria, en el marco de un conversatorio sobre la reconciliación, organizado por el diario El Tiempo, de Bogotá

El expresidente liberal, quien también ejerció como Secretario General de la OEA entre 1994 y 2004, advirtió, además, que “hay quienes creen que sólo con la victoria militar se logra la paz”.

“ Yo digo que en ninguna parte del mundo se ha conseguido la paz por las armas”, complementó Gaviria.

Igualmente, el expresidente se declaró opuesto a la convocatoria de una nueva Asamblea Constituyente para determinar cambios políticos en el país.

Gaviria destacó que lo importante, más que pensar en el futuro y “hacia dónde van a ir” los comandantes guerrilleros, es darle espacio real a la izquierda colombiana de consolidarse y permitirle expresarse. Además, le hizo un llamado a las Farc de “darle una oportunidad a sus ideas de llegar al poder”.

Gaviria destacó que en un proceso de paz se debe dejar claro cómo se van a administrar y manejar los delitos de lesa humanidad y consideró que “las Farc deben saber que el estado colombiano no puede responder por ellos ante la justicia internacional”.

Señaló también que no se debe repetir uno de los errores en el proceso de paz con las autodefensas: “la ley de Justicia y Paz fue hecha sólo para los jefes paramilitares, no se pensó en los combatientes, ni en los militares, ni en nadie más”.

Compartir: