Procurador en la cuerda floja

Aunque muchos dan como segura la reelección del procurador Alejandro Ordoñez, las cosas no están claras en el Congreso. Los que la semana pasada anunciaron su voto por Ordoñez esta semana se han declarado neutrales. No es cierto que la totalidad de senadores de la U vayan a votar por el procurador como no es un hecho que lo liberales lo hagan en bloque. Tal vez los únicos votos seguros de Ordoñez sean los del partido conservador y de algunos miembros del Pin. Y esta situación ya la sabe el candidato de la Corte Suprema de Justicia quien por estos días anda de almuerzo en almuerzo con los congresistas. Precisamente, mañana invitó, a los senadores la U, a una cena en su residencia a la que espera asistan todos. El gran temor que tienen algunos congresistas de elegir a Ordoñez radica en el súper poder que tendría en el cargo. El Procurador propuesto por la Corte Suprema tendría todo el respaldo e influencia en este organismo así como en el Consejo de Estado donde cursan las investigaciones contra los congresistas. Además en la entidad que dirigiría podría aumentar más su poder con los procesos de los aforados. Piedad Córdoba fue destituida por Ordóñez precisamente por una investigación que curso en el ente de control. A todos estos vientos en contra se suma el fallo de la Corte Constitucional que le ordena retractarse de sus declaraciones respecto a la despenalización del aborto en tres casos específicos y la píldora del día después, cuyo plazo vence este miércoles a medio día, la campaña de desprestigio en las redes y la falta de disposición del gobierno de nombrar rápidamente su candidato para la terna a la Procuraduría. Ordoñez no la tiene fácil y seguramente deberá disputarse la carrera con un gallo de pelea que es el que quiere poner el gobierno.

Compartir: