Expresidente Uribe compara a las Farc con Al Qaeda y pide no apoyar Diálogos de Paz

BOGOTA, 16 de Septiembre_ El expresidente Álvaro Uribe pidió a la comunidad internacional que no celebre la mesa de diálogos entre el Gobierno y las Farc, ya que son terroristas similares a Al Qaeda. Reiteró que el Ejecutivo no puede discutir temas de la actualidad nacional con la subversión.

En un nuevo comunicado a través de la red social Twitter, Uribe advirtió que los Gobiernos deben reflexionar si aceptarían un acuerdo firmado entre Estados Unidos y Al Qaeda. Afirma que no hay diferencia entre las acciones criminales que realizan ambos grupos considerados como terroristas.

“¿Qué diferencia hay entre Farc y Al-Qaeda, entre las Torres Gemelas y Bojayá?”, se preguntó el exmandatario, quien pidió reflexionar a la comunidad internacional.

“Aquellos que rechazarían un acuerdo semejante con Al-Qaeda y que promocionan estas condiciones de acuerdo con la Farc, deben saber que no hay diferencia entre las acciones criminales de unos y otros”, comentó.

Hace nuevamente un llamado a que los guerrilleros que tengan condenas por secuestro, crímenes de lesa humanidad o narcotráficos no queden incluidos en posibles vocerías o participaciones políticas.

Respaldó, eso sí, la reducción de penas, excarcelaciones o condenas alternativas a los futuros desmovilizados, desde que exista investigación y sanción.

Finalmente, Uribe pidió mano dura para los negociadores y aplicar la misma prórroga que él tuvo con los paramilitares de permitir las extradiciones a Estados Unidos.

Las partes se comprometieron a la apertura de una mesa de negociaciones en el llamado «Acuerdo general para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera», que suscribieron el pasado 26 de agosto en La Habana tras unas «conversaciones exploratorias» de seis meses».

 

Los Gobiernos de Cuba y Noruega, ejercieron como garantes de estos acercamientos, mientras que los de Venezuela y Chile lo hicieron como acompañantes, condiciones que en todos casos ostentarán en la etapa de negociaciones que se abrirá en Oslo y luego se trasladará a la isla caribeña.

«El acuerdo de La Habana sugiere el inmenso peligro de que el Gobierno de Colombia firme, con los terroristas de la FARC, un acuerdo que abra el camino para instalar en nuestro país el modelo castro chavista», sostuvo Uribe.

El exgobernante no explicó las razones o motivos de su preocupación.

Uribe también escribió que «existen todas las pruebas de la complicidad de Chávez con terroristas de FARC y ELN, y ahora, el Gobierno de Colombia da a Chávez la oportunidad de presentarse, en vísperas electorales, como el componedor de la paz en nuestro país».

No es la primera vez que el exgobernante, enemigo declarado de su antiguo colega venezolano, asegura que el proceso colombiano de paz favorecerá la nueva reelección de Chávez el 7 de octubre próximo.

La posibilidad de que Santos busque en 2014 la continuidad en el poder tampoco fue descartada por Uribe, quien de 2004 a 2005 promovió una enmienda constitucional para derogar el artículo que impedía la reelección presidencial en Colombia.

La reforma le facilitó a Uribe un segundo mandato de cuatro años, que se inició pocas semanas después de que se disolviera la organización paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), dentro de un proceso de paz con su Gobierno para el que también promovió una normativa de justicia transicional.

Además del proceso con las AUC, Uribe autorizó unos acercamientos con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) en la capital de Cuba, que en el pasado ha acogido otros diálogos preliminares de paz con los rebeldes colombianos.

«La ilusión de la paz no debe ser un juego de la suerte del país», apuntó el expresidente, para quien «jefes políticos afirman que el presidente Santos se reelegirá con un acuerdo con la FARC o con un discurso muy drástico para levantarse de la mesa».

«Y a muchos ciudadanos no les quedaría más remedio que la templanza frente al sufrimiento de la violencia o la angustia de esperar las nuevas acciones criminales que resulten de la paz indebidamente negociada, o asistir al deterioro del país por el avance del castro chavismo», enfatizó Uribe.

En la nota, Uribe reiteró otras preocupaciones relacionadas con el proceso en ciernes con las FARC que ha expuesto de manera pública, como sobre el Marco Jurídico para la Paz, ley de justicia transicional que tampoco comparte.

Compartir: