Nuevas revelaciones sobre advertencias de Pizano en caso Odebrecht

BOGOTA, 25 de noviembre_ RAM_ Se revelaron nuevas conversaciones en las que Jorge Enrique Pizano habla con el vicepresidente contralor del Grupo Aval, Rafael Neira, y deciden elaborar un documento de reclamo a Odebrecht con los hallazgos en las empresas que actualmente están siendo investigadas por la Fiscalía.

Esta nueva revelación corresponde a una conversación privada que grabó Pizano el 24 de septiembre de 2015 con Neira, quien le indica que es necesario “hacer un inventario de todo, fechas y pruebas”.

“Aquello que no lo tengas simplemente ponemos ‘no lo tengo, no tengo esta prueba’. Nos toca ponernos a mirar caso por caso”, dice Neira en la grabación.

En el diálogo se expone que al interior del Grupo Aval ya existía preocupación por estos hallazgos y según comentó Rafael Neira a El Espectador el pasado 19 de noviembre, esa fue la primera de 11 reuniones en las que se estructuró una completa investigación para evaluar los hallazgos de Pizano.

La conversación también revela que Pizano y Neira se fueron para la oficina del presidente de Corficolombiana, José Elías Melo, y allí el vicepresidente Neira les aclaró a los dos (Pizano y Melo) que, por instrucciones recibidas, debían dividir el análisis.

“Unas son las que me duelen a mí como accionista y otras que no son legales desde el punto de vista operativo, sino de temas como de violación de ley”, dice Rafael Neira, haciendo referencia al cruce de cuentas de la compañía y el Estado.

Entre las irregularidades está la pregunta de Melo a Pizano sobre”¿Qué hace Consol girando una plata al exterior?, a lo que Pizano contestó que “No lo tengo claro”.

Melo replicó, “eso sí lo tiene claro Javier Germán”, haciendo referencia Javier Germán Mejía, gerente contractual de Consol, de quien manifestó que estaba en disposición de entregar toda la información.

En medio de estas conversaciones, el Vicepresidente Contralor del Grupo Aval indicó que “lo importante es saber qué tenemos y qué no, porque hay cosas de las cuales puede haber sospechas, pero como es como una película, al final el asesino generalmente es el mayordomo”.

Entre las conversaciones reveladas por El Espectador existe una en la que se escucha a Neira indagar sobre los niveles de autorización de pagos, ya que “entonces si mañana llega una orden de servicios para contratar no sé qué diablos, debe firmar el señor Eder Ferracuti y el señor Marco Antonio Gloria, que también es brasileño”.

A lo que el Pizano lo interrumpe diciendo, “pero a veces cumple como representante legal suplente Carlos Gustavo Ramírez” y agregó que “cuando todo esto empezó a pasar, yo sí hablé con él (Carlos Gustavo Ramírez) y le dije que estaba pasando algo raro”.

Ante estas revelaciones Neira advirtió que “si no lo sabemos manejar, o dentro de las pruebas que se tienen participó Carlos Gustavo, nos jodemos, porque van a decir que usted lo puso y al de operaciones y mantenimiento, que es suplente de Eder”.

“Aquí hay un jefe que es nuestro, que es nuestro, que es nuestro. ¿Está permitiendo eso? y la pregunta es por qué, ¿este señor tiene un antifaz?”, dice Neira en estas conversaciones.

Este supervisor del Grupo Aval, sin desconocer que el tema se les podía devolver, indicó que “tenemos que coger unos casos que estén orientados a las coimas y a la parte interna, porque estas coimas hasta el día de hoy eran culpa de estos que tienen el cincuenta y pico por ciento”.

En estas nuevas revelaciones Pizano asegura que se están cometiendo graves delitos y que “nosotros les vamos a decir -Qué pena con ustedes, perdimos la confianza- Hay temas en donde tenemos documentación, certera y precisa de que aquí se están cometiendo delitos contra el patrimonio de la sociedad y nosotros, en ese orden de ideas, no estamos de acuerdo con esto”.

Entre las nuevas irregularidades denunciadas estaba el balance de Pizano con el Consorcio Sion, del que dijo que “se han firmado contratos con este proveedor por $10.052 millones y se han hecho pagos por $7.452 millones entre marzo y julio de 2015”.

“Se le pagaron unos servicios de una construcción que no se ha realizado. Los cuatro pagos efectuados a este proveedor no tienen un visto bueno del gerente contractual”, agregó Pizano.

Jorge Enrique Pizano también se refirió al contratista RGQ Logistics, en especial sobre a contrato por $4.000 millones para transporte multimodal de carga.

“Se le han hecho diez pagos entre marzo y agosto de 2015, por valor de $2.477 millones, sin tener el visto bueno del Gerente Contractual, según lo establecido en el acuerdo de socios”, indicó.

Sobre el Consorcio Torrosa particularizó que “los siete pagos efectuados entre marzo y agosto de 2015, por $6.994 millones, no tenían el visto bueno del Gerente Contractual y la primera factura, aunque con papelería y membrete del consorcio, fue emitida por una compañía diferente, llamada Asesores y Consultores Proseam SAS”.

Finalmente Pizano le hizo un balance a Neira sobre Proseam, para manifestarle que con ese proveedor se habían firmado contratos por $12.156 millones, para atender los temas sociales y prediales.

“Esa compañía fue constituida inicialmente en 2010 con el nombre Sky (…) Su objeto social fue la fabricación de artículos textiles. En abril de 2014, la compañía cambió el nombre a Proseam y modificó su objeto social a Asesorías y Consultorías en temas catastrales y de ingeniería (…) No entendemos cómo se otorgó un contrato de más de $12.000 millones a una empresa cuyo capital es de $20 millones”.

Compartir: