Rectoría de U. Nacional cierra sede en Bogotá y rechaza “cultura de la violencia”

Por los hechos de violencia entre encapuchados, que lanzaron piedras y crearon problemas de orden público en la universidad Nacional, la Rectoría decidió prohibir el ingreso de cualquier persona hasta nueva orden porque “se está utilizando la sede para propiciar el desorden”.

Esto quiere decir que ni estudiantes ni administrativos podrán volver a ingresar a la Universidad hasta que se indique lo contrario.

“Es inaceptable que un país que ha sufrido largas décadas de guerra interna y desplazamiento forzado y que ahora busca reconstruir su tejido social, deba tolerar que sus nuevas generaciones continúen siendo inducidas a reproducir la cultura de la violencia. Estos hechos también lastiman el movimiento estudiantil, que ha mostrado una clara disposición para expresar pacíficamente y a hacer uso del diálogo y el argumento propositivo en la defensa de la educación superior pública”, dice el comunicado de la rectora Dolly Montoya.

Sin embargo, esta decisión es contraproducente para la profesora Gabriela Delgado, de farmacéutica en la universidad, que dice que puede haber efectos negativos para los proyectos de investigación.

“Es lamentable que los hechos ocurridos la tarde de hoy, cuya responsabilidad recae en un grupo muy minoritario de la comunidad académica y que muchas personas consideramos que no son de la comunidad académica, conlleven a decisiones apresuradas como suspender el ingreso de cualquier persona por término indefinido al campus. Hay que recordar que se venían desarrollando actividades de investigación y funciones misionales propias de la universidad y esto pone en detrimento la imagen de la Nacional”, argumentó.

Por ahora no hay acuerdo entre los estudiantes y el Gobierno y luego de la prohibición de ingreso se cree que la Universidad Nacional podría adelantar la decisión de suspender o cancelar el semestre.

 

Compartir: