Una decisión «light»

Dará mucho de qué hablar la medida que acaban de tomar las autoridades de salud de Nueva York para limitar la venta de gaseosas y otras bebidas que se expendan en restaurantes, teatros y estaciones ambulantes. Esto había sido propuesta por el ex alcalde Michael R. Bloomberg, quien de  inmediato celebró la decisión en twitter. Quedarán prohibidas las ventas de bebidas azucaradas en envases mayores de 16 onzas, más pequeños que el tamaño de una botella de gaseosa común y afectaría a productos como bebidas energéticas,  té helado endulzado y marcas comunes de refrescos no dietéticos, según destacó hoy The New York Times.  Las autoridades locales buscan, por esta vía, combatir la obesidad.

Compartir: