Radicado el proyecto de castración química para violadores

BOGOTA, 13 de Septiembre_ RAM_.. El presidente del Senado, Roy Barreras, radicó una vez más un proyecto de ley con el que se pretende que la castración química se utilice como medida para que los agresores sexuales no reincidan. El mecanismo actúa con base en una serie de químicos que inhiben la libido, reduciendo así –se supone– los impulsos sexuales. En 2007, Barreras había intentado que la iniciativa se convirtiera en ley, pero en ese entonces el proyecto no recibió la acogida necesaria y se hundió.

De acuerdo con Barreras, la iniciativa tiene, además, como objetivo eliminar los beneficios legales que les otorgan a los violadores una vez judicializados como rebajas de penas, libertad condicional o casa por cárcel.

El presidente del Senado agregó que es imposible que los agresores sexuales sean resocializados, por eso la necesidad de disponer de este tratamiento: “Lo digo no sólo como senador sino como médico. Los violadores son incurables en su función criminal y por esa razón la castración química es una medida que puede ser muy útil para disminuir la presencia de estos delincuentes”.

El presidente del Senado considera que así se manda un mensaje de advertencia: “Hoy agradecimos a los hombres colombianos que cuidan, respetan y estimulan a sus mujeres, pero les advertimos a quienes las maltratan que los vamos a castigar y a perseguir con toda la fuerza de la ley. Hay por lo menos dos tipos de violadores, los delincuentes comunes, a ellos todo el peso de la ley y hasta 60 años de prisión sin rebajas. Hay otros, a los que considera el juez como psicópatas, locos entre comillas, que los dejan libres sin ninguna medida terapéutica. Para ellos vamos a proponer una terapia hormonal, para que al menos no reincidan” afirmó.

Sin embargo, en charla con este diario, el director de Medicina Legal, el médico Carlos Eduardo Valdés, manifestó que este mecanismo podría no ser tan efectivo como se piensa: “La castración química no va a eliminar o atacar el abuso sexual que se presenta en Colombia, porque este nace desde múltiples frentes, obedeciendo también a la desprotección del Estado de los niños y de las mujeres”. De acuerdo con Valdés, la agresión sexual va más allá del asunto hormonal: “Lo que se debe hacer es fortalecer la educación, cuidar a los niños desde temprana edad, cuidar las relaciones intrafamiliares y de pareja porque esa es la fuente de este tipo de violencia” añadió.

Son pocos los países en los que la castración química está permitida. En Corea del Sur se aprobó una ley para ello en 2010, año en que ocurrió lo mismo en la región de Mendoza (Argentina). En Polonia se admitió en 2009 para casos de violación e incesto. En Estados Unidos es legal en nueve de los 50 estados. En Gran Bretaña el gobierno la aprobó en 2007, aunque su aplicación tenía que ser aceptada voluntariamente por el agresor. No hay país en el que este método se haya admitido sin acarrear una buena carga de polémica y, si en algo coincide la comunidad médica, es en que no es 100% efectiva.

Compartir: