No cualquier Paz, ni a cualquier precio

BOGOTA, 29 de Agosto_ RAM_...  Ángela Robledo, representante a la Cámara y co-presidenta de la Comisión de Paz del Congreso, dijo que los diálogos anunciados por el Gobierno Santos que hoy le devuelven la esperanza al país, son el comienzo de un proyecto a largo plazo que va más allá del silencio de los fusiles y que pasa por la profundización en la garantía de derechos y el ejercicio pleno de la democracia.

“Llevamos muchos años diciendo que la justicia social es el nuevo nombre de la paz, una paz que pasa por profundas reformas en educación, salud, vivienda y empleo, pero sobre todo por la  inclusión social y  la equidad”, aseguró la parlamentaria.

Ángela Robledo afirmó que “hasta hace muy poco hablar de paz era una práctica solitaria y sospechosa para algunos poderosos. Hoy Colombia se despierta a una nueva esperanza que convoca a distintos sectores sobre otro proyecto de país llamado a reconstruirse a fondo, desde su manera de hacer política que resulta excluyente para propuestas alternativas, hasta la forma como se distribuye el presupuesto general de la nación pensado desde la lógica de la guerra”.

“Muchas, muchísimas veces hemos gritado para que el viento nos devuelva el eco que si la Paz es la victoria, la educación es el camino para re-pensarnos como sociedad de cara a los retos que tenemos atrasados: respeto a las minorías indígenas que hoy están arrinconadas en Cauca  Putumayo, Amazonas, Vaupés; justicia y reparación para las víctimas del conflicto y los crímenes de lesa humanidad, en especial niños, jóvenes  y mujeres, hemos dicho que la paz empieza por el cuerpo de las mujeres; restitución de tierras para campesinos desplazados; oportunidades para miles de familias pobres cuyos ingresos son los más bajos de América Latina; compromiso con nuestros recursos y  con el  medio ambiente…”, aseguró la parlamentaria.

“Ya es hora que de la mano de una agenda de Paz que todos celebramos podamos también transformar las desigualdades sociales, redistribuir la tierra y la riqueza, acabar la corrupción, el clientelismo y la explotación irracional de nuestras riquezas y recursos naturales que no le dejan al país más que pobreza y desolación.  Tenemos que construir un modelo económico y social sostenible para la paz”, señaló.

La Representante Angela Robledo agregó que “Una paz duradera exige fortalecer la administración de justicia, crear condiciones para el desarrollo regional con participación ciudadana y fomentar una profunda transformación cultural hacia la legalidad. La legalidad democrática se fundamenta en el monopolio del Estado en la administración de la justicia, y en la consolidación del uso legítimo de la fuerza. La legalidad pasa por el manejo de los recursos públicos. No todo vale. El fin no justifica los medios. Por el contrario, es la legitimidad de los medios, su estricta sujeción a la Constitución y a las leyes, los que darán al Estado la fuerza política, la legitimidad, la confianza y el respaldo de la ciudadanía para poder construir una sociedad en donde la vida sea sagrada”.

Robledo  hizo un llamado al Gobierno del Presidente Santos para que los diálogos incluyan las voces de  los sectores que han sido tradicionalmente excluidos como  jóvenes,  campesinos, organizaciones sociales, sindicales, indígenas, afrocolombianas, movimientos de mujeres, de trabajadores, desempleados, vendedores ambulantes…que piden vivir con dignidad tal como  lo establece nuestra Constitución. “Es importante retomar el trabajo de líderes y organizaciones sociales que han venido adelantando distintas propuestas de paz y hacer un proceso transparente y movilizador que genere confianza. Es urgente implementar una pedagogía para la paz”, puntualizó Angela Robledo.

Compartir: