Farc y Eln podrían aceptar cese al fuego en un eventual proceso de paz: Piedad Córdoba

BOGOTA, 29 de Agosto_ RAM_...  La excongresista Piedad Córdoba, facilitadora de la liberación de los últimos secuestrados de las Farc, consideró factible que esta guerrilla y su par del Eln asuman un cese el fuego con el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos en una eventual negociación conjunta de paz.

Ambas guerrillas «sí están dispuestas a aceptar un cese el fuego», afirmó Córdoba durante un encuentro con la prensa convocado en Bogotá por Colombianas y Colombianos por la Paz (CCP), colectivo de la sociedad civil liderado por esta política de origen liberal.

En la reunión, el CCP entregó el documento «La paz como rehén y la necesidad de un cambio urgente para lograrla», elaborado ante el anuncio de Santos de que su Gobierno avanzaba en acercamientos con las Farc.

El mandatario aseguró el lunes por la noche que el Ejecutivo y las Farc «han desarrollado conversaciones exploratorias» de las que «en los próximos días se darán a conocer los resultados».

La declaración de Santos vino a confirmar versiones periodísticas sobre un acuerdo alcanzado por las partes en La Habana, que según el pacto será la sede permanente del diálogo, con Cuba y Noruega, como «garantes», y Venezuela y Chile como «acompañantes».

El grupo CCP reiteró de nuevo su respaldo a este naciente proceso de paz con las Farc, pero «en una perspectiva de diálogos para la superación definitiva del conflicto armado que incorpore al Eln, en tanto insurgencia, como al conjunto de la sociedad colombiana».

En este sentido, la excongresista Córdoba insistió en que es necesario que su colectivo, que mantiene desde septiembre de 2008 un «diálogo epistolar» con ambas guerrillas, tenga un espacio cercano a la futura mesa de negociaciones.

CCP fue creado para abrir un canal de comunicación con las Farc y el Eln, en actividad desde 1964 y que han coincidido con la organización no gubernamental (ONG) en la urgencia de acuerdos humanitarios y un alto el fuego bilateral.

En su análisis, el grupo CCP observó que los recientes hechos de confrontación en varias regiones del país hacen evidente la necesidad y posible consideración de «la factibilidad de un cese el fuego bilateral».

«Es un mensaje de distensión que se hace urgente para enfrentar no solo situaciones de crisis humanitaria, sino para cambiar las condiciones de militarización de territorios por condiciones de presencia social», consideró el mismo colectivo.

La distensión también debe ser en el lenguaje, según apuntó Córdoba, quien consideró que es conveniente que ministros como el de Defensa «le bajen el tono» a su discurso.

Compartir: