Angelino Garzón dice que cárceles no son depositos de personas y urge verdaderos centros de resocialización

El Vicepresidente, Angelino Garzón, cuestionó hoy duramente el régimen penitenciario colombiano y tras advertir que las cárceles no son “depositos de personas”, dijo que el pais necesita cárceles que garanticen la resocialización y en donde se respeten los derechos fundamentales de los internos y de sus visitantes.

Las precisiones las hizo Garzón en una nueva carta abierta en la cual advirtió que se debe trabajar en dos fuertes líneas: evitar la reclusión de personas inocentes en las cárceles del país y garantizar condiciones dignas para la población carcelaria, como condición para el ejercicio de una verdadera resocialización y reconciliación en el país.

El vicepresidente señala que el Estado tiene la obligación legal de respetar los derechos básicos reconocidos a la población carcelaria, aplicando los estándares internacionales mínimos relacionados con el trato humano, las buenas condiciones de reclusión sin hacinamiento, con higiene, vestido, alimentación, agua potable, con servicios médicos eficientes y atención médica especializada.

Agrega que las condiciones dignas deben también brindarse a los familiares de los reclusos cuando realizan las visitas para que estas puedan llevarse a cabo en condiciones de privacidad, higiene y seguridad, sin tratos humillantes o degradantes, pero además con un enfoque diferencial frente a las mujeres, en particular las mujeres embarazadas y las madres lactantes, a los niños y niñas, a los adultos mayores, a las personas con discapacidad y a los miembros de la comunidad LGBTI.

De otro lado destaca el propósito de la Vicepresidencia de la República de “crear espacios de articulación, diálogo social y concertación con las organizaciones sociales de familiares de población reclusa, la Fiscalía General de la Nación, la Procuraduría General, la Defensoría del Pueblo, los centros académicos y la comunidad internacional, entre otros, que permitirán dar paso a la inclusión de una Política Carcelaria con enfoque de derechos humanos”.

Compartir: