Se agrava situación de cáceles venezolanas tras la muerte de 25 reclusos

Venezuela vivió este fin de semana una nueva matanza en una cárcel al sur de Caracascon la muerte de más de 20 personas en una reyerta, en un nuevo episodio del descontrol y tiroteos que se han vuelto habituales en las prisiones de este país suramericano.

La ministra de Servicios Penitenciarios venezolana, Iris Varela, confirmó este lunes la cifra de25 muertos y 43 heridos en la prisión Yare I, situada en la localidad de mismo nombre, a unos 70 kilómetros al sur de Caracas, en un enfrentamiento entre dos grupos de reclusos armados.

«El parte total de las personas que perdieron la vida por esa situación de violencia desatada ayer en este recinto es de 25; no obstante, solo hasta este momento se han logrado identificar 17«, indicó Varela en declaraciones a medios estatales.

La ministra señaló que la hipótesis que están manejando es que los reclusos líderes del penal «estaban conversando» cuando «a uno se le escapó un tiro» y eso se convirtió en un «detonante» para la matanza.

«Ahí la situación fue sálvese quien pueda», agregó Varela, que fue nombrada como ministra de una cartera creada específicamente para las cárceles después de un motín registrado en junio del año pasado, en el que más de un millar de presos mantuvo un motín durante un mes.
Los presos de la penitenciaría del Rodeo, a las afueras de Caracas, resistieron entonces una intervención de la Guardia Nacional después de otro enfrentamiento, también un fin de semana, que dejó 22 muertos.

La situación preocupa al gobierno
El Gobierno no ha escondido la gravedad de la situación en las prisiones y el propio presidente del país, Hugo Chávez, ha llegado a comparar la situación con un «cáncer».

La ministra volvió a reconocer que «las cárceles son una bomba de tiempo» y dijo que «si hay problemas en la calle, ¿qué no puede haber en un recinto penitenciario donde hay tantas personas por distintos motivos recluida?».

Sin embargo, rechazó cualquier crítica que le pudiera hacer la oposición, al asegurar que en los retenes policiales que están bajo su control la situación es similar, y desveló que en la cárcel de El Marite, en el estado de Zulia, en manos opositoras, días atrás hubo «fugados» y «tiroteados» y a cada rato «se generan fugas, se generan muertos».

La organización no gubernamental Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) indicó que en lo que va de año ya había habido 16 muertos en Yare I.

La reyerta en esa prisión se produce, además, apenas un mes después de que otro enfrentamiento en el Centro Penitenciario de la Región Andina (Cepra), que se mantuvo amotinado y fuera de control durante tres semanas, dejara un balance de muertos superior a la veintena, según varias ONG.

El Gobierno reconoce doce muertos por enfermedad, pero no ha dado un informe definitivo.

Según el director del OVP, Humberto Prado, 567 personas han muerto en las cárceles del país desde la creación del Ministerio del Servicio Penitenciario, en julio de 2011, y el mismo mes de este año.

«Lamentablemente la situación multifactorial que hay no se ha atacado a nivel estructural», dijo Prado.

El activista indicó que las causas de la crisis carcelaria hay que buscarlas en la violencia, el hacinamiento, el retraso procesal, el ocio y la mala atención de salud, a lo que se suma la corrupción y el descontrol de las penitenciarías donde determinados líderes, denominados «pranes», mantienen el control.

El OVP asegura que desde que asumió el poder Hugo Chávez, en 1999, el Ejecutivo ha manifestado buenas intenciones pero desde entonces han muerto 5.370 personas y 15.131 fueron heridas en las cárceles.

«Una persona cualquiera que ingresa a un establecimiento carcelario tiene un 44 por ciento más facilidades de morir dentro la prisión que en libertad», resumió. EFE

Compartir: