Santos no quiere debates

La actividad en el Congreso está a media marcha. La agenda se está limitando a algunos proyectos y debates de control político de temas como la crisis del sector cafetero, el contrato de Cerromatoso, hacinamiento de cárceles, aumentos y ascensos de la Policías, sobre seguridad  y salud.  La falta de una agenda legislativa y la demora del gobierno en la presentación de los proyectos anunciados ha abierto la posibilidad de que los congresistas puedan citar a los ministros y funcionarios por diversos temas para realizar control político y de pasada ganarse un show en televisión. Pero, esta situación no tiene contento al presidente Juan Manuel Santos y menos sabiendo que son los congresistas de su partido, el de la U, los que los están promoviendo. Esta semana, en la reunión de bancada en la Casa de Nariño, Santos le reclamó a Juan Lozano por los debates organizados por los congresistas de la U, a lo que el senador Lozano respondió que era mejor que los hicieran sus amigos y no los enemigos. Santos, no muy convencido, le respondió que no le gustaba la disculpa y le preguntó «¿Será que la crucificada es mejor porque la hacen ustedes y no mis contradictores? y le agregó que estos debates son «carne de cañón» para que los opositores hagan fiesta.

Compartir: