Un rosario de Ciénaga de Oro y una mochila arhuaca, entre los regalos para el Papa

Compartir:

El presidente Juan Manuel Santos los entregará al sumo pontífice durante la visita de cuatro días que emprende este miércoles en el país. El rosario lo hizo Diego Urán en 3 meses y la mochila blanca de mamu la hizo Aty Mestre, en la Sierra Nevada.

El presidente Juan Manuel Santos entregará cuatro regalos al papa Francisco durante la visita que inicia este miércoles a Colombia, entre los que se encuentran dos provenientes de artesanos de la región Caribe: un rosario en filigrana de Ciénaga de Oro, Córdoba, y una mochila arhuaca blanca de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Así mismo, entre los obsequios al sumo pontífice se cuentan una escultura de barro de Ráquira que muestra a María niña orando y una paloma de porcelana.

El rosario fue elaborado por Diego Urán Arcia, artesano de Ciénaga de Oro, con 50 años de experiencia en el arte de la filigrana, que heredó de sus padres.

«Diego es un devoto católico y admirador profundo del papa Francisco», informó la Presidencia en el comunicado, agregando que «la camándula se utiliza para rezar el Rosario pasando las cuentas en forma de rosas, por cada avemaría, como lo enseñara Santo Domingo Guzmán en 1208».

Señala además la información que la joya de Diego Urán es una pieza única en plata de 400 gramos de peso con una incrustación de ónix en la cruz.

El cordobés trabajó durante tres meses para elaborarla.

Entre tanto, la mochila fue tejida por Aty Janey Mestre Izquierdo, una mujer de 37 años, de  la Sierra Nevada de Santa Marta. Aty también heredó la habilidad de su madre, su abuela y su bisabuela.

«La bolsa se hizo conforme a la tradición, después de obtener  el ‘permiso’ del mamu o líder espiritual», indica el boletín, añadiendo que «las arhuacas tejen las mochilas en fique, algodón y lana de ovejo. Las de uso personal son hechas con fique mientras que las del mamu siempre se hacen en algodón, fibra que consideran sagrada».

Describe además el reporte que las mochilas que han alcanzado fama internacional comienzan a tejerse en  pequeños círculos con hilos blancos, beige, grises, marrones y negros. En unos casos llevan representaciones de la naturaleza y de la cosmogonía. «Pero la mochila blanca sin dibujos, o tutu bunsi, es usada solamente por el mamu. Para los arhuacos el blanco tiene un sifgnificado sagrado: la paz interior y la pureza del espíritu», se lee.

Compartir: