Nueva masacre en un tiroteo en Wisconsin Estados Unidos

Después de quince días de haberse registrado una masacre en la ciudad de Aurora Colorado, en los Estados Unidos y que cobró la vida a doce personas, esta madrugada, la comunidad se estremeció con otro hecho similar en el estado de Wisconsin, donde en medio de un tiroteo, por lo menos siete personas perdieron la vida.

Se calcula que este número de personas pudieron haber fallecido en un tiroteo este domingo en un templo Sij cerca de Milwaukee, en el Estado de Wisconsin.

El autor de los disparos, que resultó muerto tras un enfrentamiento con uno de los agentes de policía, asesinó a cuatro personas dentro del templo y a otras dos en el aparcamiento contiguo, según informa el diario local The Milwaukee Journal Sentinel.
Según el jefe de policía de la localidad, Bradley Wentlandt, quien no podía confirmar por el momento si había más de una persona implicada en el asalto, como denunciaron algunas víctimas. “El agente recibió varios impactos de bala pero el autor de los disparos ha resultado muerto”.

Para la Policía, el sospechoso se adentró en el recinto cerca de las 10.30, hora local, cuando se celebraba el rezo. El autor de los disparos abrió fuego contra los fieles, provocando otros tres heridos, entre los que estaría también el presidente del templo. Los tres fueron trasladados a hospitales cercanos en condiciones críticas.

Wentlandt añadió que los agentes que respondieron al incidente se encontraron una situación caótica y trataron de desalojar a las personas que no habían resultado heridas. El primer agente en responder, un militar veterano con 20 años de experiencia y “un oficial de táctica con un gran historial”, según la policía, fue el que intercambió varios disparos con el sospechoso, resultando herido de gravedad. Las autoridades afirmaron que no se temía por su vida.

A su vez, el diario The New York Times, los tres hombres que resultaron heridos sufrieron varios impactos de bala. Uno de ellos recibió un disparo en la cabeza y en las extremidades, y la otra víctima en el abdomen, mientras que no el hospital no reveló la condición del tercero.

Ha trascendido por otros medio que horas después del incidente que había más de un asaltante y que habían tomado rehenes, aunque las autoridades todavía no han confirmado esta circunstancia.

Los medios hicieron referencia a varios mensajes de texto que habrían enviado las víctimas a sus familiares desde dentro del templo y cuando todavía no se había resuelto el suceso. Tres horas después del tiroteo, un equipo de fuerzas especiales de la policía rastreaba el templo cuando se pudo escuchar una explosión, aunque no ha trascendido la causa.

El gobernador de Wisconsin, el republicano Scott Walker, afirmó en un comunicado que las autoridades locales trabajan con el FBI para esclarecer los hechos. El presidente norteamericano Barack Obama, por su parte, fue informado de lo sucedido durante su estancia en Chicago

Compartir: