No se va porque no hay quien le acepte la renuncia

Al parecer el presidente del senado, Roy Barreras, deberá aguantar un mes más al director administrativo de la corporación, Omar velásquez, destituido por la procuraduría por irregularidades en los procesos de contratación. Velásquez quien le ofreció su renuncia a Barreras no se puede ir porque su dimisión debe ser aceptada no por el presidente sino por la comisión de administración. Dicha comisión debía ser elguida el pasado 27 de julio, pero los partidos no se han querido reunir para la designación de sus miembros, por falta de acuerdo. De tal forma que Velásquez no podrá abandonar su cargo sino hasta que se  venza su periodo en el mes de septiembre o en su defecto la plenaria nombre una nueva comisión de administración y sus integrantes le acepten la renuncia. Por ahora, Barreras decidió que, para curarse en salud, le quitará, como lo hizo en su momento el senador Armando Benedetti, las funciones de contratación, las que se asumirán desde la presidencia.

Compartir: