Muerte de otro estudiante sacude a Bogotá

La muerte de otro estudiante universitario en desarrollo de una fiesta en un exclusivo conjunto residencial del norte de la capital, se convirtió en las últimas horas en un nuevo enigma para la Policia y los organismos de investigación, similar al que rodea desde hace cerca de dos años el caso del universitario Luis Andrés Colmenares, que todavía sigue sin esclarecerse.
La víctima del nuevo caso fue Neftalí Adolfo Chamucero, de 23 años de edad, curiosamente también estudiante de la Universidad de los Andes, (facultad de ingenieria de sistemas), quien cayó desde el piso séptimo de un edificio de apartamentos ubicado en la calle 146 con carrera séptima, en la localidad de Usaquén.
El hecho es que Chamucero participaba en una animada fiesta el viernes pasado y a la mañana siguiente el celador del edificio lo encontró estrellado contra el piso, sin que hasta el momento se haya podido establecer si cayó accidentalmente o fue empujado, de acuerdo con su familia.
El comandante de la Policía de Usaquén, coronel Reynaldo Rojas, indicó que según las primeras versiones de las personas que estaban en la fiesta, hacia la una de la madrugada del sábado perdieron de vista al universitario y creyeron que se había ido sin despedirse.
Añadio que hacia las 6 de la mañana del sábado, un vigilante del conjunto residencial en su habitual ronda, se encontró con el cuerpo de un muchacho tendido al lado de un edificio.
De acuerdo con el primer reporte de los expertos de la Sijín que adelantaron la diligencia de levantamiento, el cuerpo llevaba más de tres horas en el sitio.
En principio, la madre del universitario, Luz Nelly Ríos, descartó una caída accidental o un suicidio y pidió prontitud en la investigación para que se esclarezca la muerte de su hijo.

Compartir: