Emilio Tapia no quiere estar con los Nule en La Picota

Sobre las diez de la mañana de este sábado Emilio Tapia salió rumbo a la cárcel La Picota de Bogotá, pero poco después lo llevaron de regreso a las instalaciones de la Sijín, pues el contratista, investigado por el «carrusel de la contratación», no quiere estar en el mismo centro de reclusión de los Nule.

Por ahora su abogado Luis Ignacio Lyons, trata de conseguir que Tapia sea trasladado a un lugar diferente, al que se encuentran los también contratistas investigados por los mismos hechos.

Tapia se presentó el jueves anterior ante la juez 60 de control de garantías de la capital del país, la cual después que la Fiscalía le imputó tres delitos, decidió enviarlo a prisión de manera preventiva, pese a que el ente acusador solicitó que solo se le restringiera la salida del país.

En su contra
La medida fue impuesta por la juez por considerar que el procesado es un peligro para la sociedad por lo que debe estar privado de la libertad en centro de reclusión, en donde permanecerá mientras se adelanta el proceso en su contra por concierto para delinquir simple, cohecho propio e interés indebido en la celebración de contratos.

Tapia, según la Fiscalía participó en la adjudicación que hizo el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) de siete contratos de valorización y dos de malla vial en el periodo comprendido entre 2008 e inicios de 2010.

Compartir: