Guerrillero menor de edad sólo resistió cinco latigazos por parte de indígenas

POPAYAN, 21 de Julio_ RAM_....  Los mil indígenas nasa aplicaron un «remedio» o castigo de entre 10 y 30 latigazos para los cuatro guerrilleros de las Farc detenidos el pasado miércoles.

El coordinador político del Proyecto Nasa, Gabriel Paví, informó que los castigos ya se llevaron a cabo y que el guerrillero menor de edad no resistió los 10 latigazos sino solamente cinco y que por común acuerdo de la asamblea le fue suspendido el castigo. Los demás guerrilleros sí resistieron los fuetazos y a esta hora se recuperan de las heridas.

Las comunidades de la etnia nasa asentadas en el norte del departamento del Cauca decidieron por unanimidad utilizar el «fuete» o látigo con los cuatro acusados.

Los nasa no conciben los «remedios» como castigos, sino como una acción que les permite que armonicen de nuevo su relación con la comunidad y con su espíritu.

Tres de los cuatro procesados son miembros de esa etnia, de gran presencia en el Cauca, mientras que el otro es mestizo.

Los guerrilleros serán entregados a sus familiares, quienes asistieron a la asamblea y protagonizaron un conato de agresión con las autoridades aborígenes al interrumpir el proceso y tratar de liberar a los cuatro guerrilleros.

Marcos Yule, gobernador del resguardo indígena de Toribío, dijo que los delitos por los que decidieron someterles a este proceso eran «haber generado desarmonía, poner en riesgo a la comunidad y causarle desequilibrio».

La guardia indígena nasa detuvo a los presuntos miembros de las Farc el pasado miércoles con fusiles y explosivos en las montañas de Toribío, cuando aparentemente pretendían atentar contra la población civil, por lo que fueron trasladados a un local del casco urbano de esta población.

Este proceso se basa en la jurisdicción especial indígena que existe en Colombia, según contempla la Constitución de 1991, y que también les reconoce la «autonomía», a la cual apelan para tratar de expulsar de su territorio ancestral a los «actores del conflicto».

Bajo ese precepto han tratado en las últimas semanas de expulsar a militares y policías de sus bases y a guerrilleros de los respectivos campamentos, lo que ha causado disturbios en la región y propiciado un diálogo formal con el Gobierno que arrancará el lunes.

Compartir: