Guerrilleros detenidos por indígenas en Cauca serán ‘castigados’ con latigazos

POPAYAN, 21 de Julio_ RAM_....  El pueblo indígena nasa, que habita en el departamento del Cauca, volvió a demostrar su resistencia frente a la guerra.

Un millar de indígenas de la etnia Nasa se reunieron este sábado para juzgar a cuatro supuestos guerrilleros de las Farc que detuvieron el pasado miércoles en las montañas de Toribío, Cauca. Decidieron que el castigo que recibirán serán latigazos.

Los indígenas acordaron que el ‘remedio’ que recibirán los guerrilleros será fuete. Uno de los subversivos, que es menor de 15 años, recibirá 10 latigazos y los otros tres 30.

Los fuetazos se harán frente a miles de indígenas del norte del departamento del Cauca.

Los gobernadores de los 19 resguardos Nasa del norte del Cauca, asesorados por «sabios tradicionales», encabezaron el proceso, con el que se aplicarán «remedios», y no castigos, por el «desequilibrio que causan en la comunidad con sus actos guerrilleros».

Entre los “remedios” que se analizaron estuvo «el cepo, enterramiento con la cabeza fuera, sacudir con látigos la enfermedad, el aconsejar y hasta el destierro”.

Guardianes Nasa sorprendieron a los guerrilleros con fusiles y explosivos en las montañas de Toribío y los trasladaron a un local indígena en el casco urbano de esta población.

Este proceso se basa en la jurisdicción especial indígena que existe en Colombia, según contempla la Constitución colombiana de 1991, que también les reconoce la «autonomía», a la cual apelan para tratar de expulsar de su territorio ancestral a los «actores del conflicto».

Los nasa no conciben los «remedios» como castigos, sino como una acción que les permite que armonicen de nuevo su relación con la comunidad y con su espíritu.

Tres de los cuatro procesados son miembros de esa etnia, de gran presencia en el Cauca, mientras que el otro es mestizo.

El presunto guerrillero de 15 años de edad recibirá diez latigazos y a los otros tres acusados adultos les darán treinta «fuetazos», delante de los mil indígenas nasa congregados en el colegio de Toribío.

Después, serán entregados a sus familiares, quienes asistieron a la asamblea y protagonizaron un conato de agresión con las autoridades aborígenes al interrumpir el proceso y tratar de liberar a los cuatro guerrilleros.

Marcos Yule, gobernador del resguardo indígena de Toribío, dijo a Efe que los delitos por los que decidieron someterles a este proceso eran «haber generado desarmonía, poner en riesgo a la comunidad y causarle desequilibrio».

La guardia indígena nasa detuvo a los presuntos miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia el pasado miércoles con fusiles y explosivos en las montañas de Toribío, cuando aparentemente pretendían atentar contra la población civil, por lo que fueron trasladados a un local del casco urbano de esta población.

Este proceso se basa en la jurisdicción especial indígena que existe en Colombia, según contempla la Constitución de 1991, y que también les reconoce la «autonomía», a la cual apelan para tratar de expulsar de su territorio ancestral a los «actores del conflicto».

Bajo ese precepto han tratado en las últimas semanas de expulsar a militares y policías de sus bases y a guerrilleros de los respectivos campamentos, lo que ha causado disturbios en la región y propiciado un diálogo formal con el Gobierno de Colombia que arrancará el lunes.

Compartir: