¿El fin de la era Otero?

El mañanero video, con un alto tono de estadista, con el que el polémico secretario general del Senado, Emilio Otero, sorprendió al país y de paso a sus críticos para anunciar el fin de su aspiración a su sexta reelección en el cargo, no sorprendió a un grupo importante de Senadores quienes desde la noche del martes conocieron de la existencia de un plan urdido por el secretario y su séquito “de colaboradores” para perpetuarse en el poder. Es que el fin del período de Otero, que vence a la media noche del jueves 19 de julio, significaría también el fin de una cadena de privilegios que fueron creciendo a medida que pasaron los 10 años que estuvo en el cargo. Se acabarían para él las comodidades con las que se adornó en la secretaría, la “supervisión” de millonarios contratos, las “recomendaciones” para nombramientos y encargos y la “transparente” relación secretario-senador. Del infructuoso esfuerzo por elaborar una relación de los beneficiarios con la permanencia del mal llamado notario de Senado, queda clara la vergonzosa realidad de que el único que no aparece en ese listado es el país. Hecha esta radiografía los senadores empezaron a escuchar rumores que aseguran la existencia de un plan B con diversas alternativas, pero un único fin, que Otero pueda perpetuarse en el poder. Según esos rumores una de esas posibilidades sería lograr el beneplácito para Antonio Segundo Martínez Hoyer, cuyo nombre  ya habría sido puesto a consideración del partido Conservador, al que pertenece el ya saliente presidente del Congreso, Juan Manuel Corzo. Martínez Hoyer actualmente es asesor jurídico de la Secretaría General del Senado, es decir trabaja de la mano de Emilio Otero desde el año 2008. Ha trabajado como asesor de Senadores y secretario de la comisión Sexta. En su hoja de vida figura que lleva 26 años y 6 meses vinculado al sector público. Lo que no aparece es que trabajó con Edgardo Vives y Luis Eduardo Vives, condenado por parapolítica. Durante su paso por la comisión Sexta, encargada de telecomunicaciones, se presentó un incidente con un cambio en la ley de televisión lo que le costó su reelección. Los otros rumores afirman que Otero también trabaja en presionar la reapertura de la convocatoria para conseguir que su amigo Rafael Oyola, coterráneo de Sahagún y actual secretario de la comisión Tercera, pueda inscribirse. La W Radio habló de un “plan B” de Emilio Otero según el cual gobernaría en cuerpo ajeno, ya sea a través de Jesús María España, secretario comisión séptima, natural de Sahagún, quien llegó al congreso de la mano de Reginaldo Montes, condenado por parapolítica o de Martínez Hoyer. Vía www.verdadypoder.com

Compartir: