Lucho está de vuelta

La semana pasada, una vez conocidos los resultados de las elecciones, el Jefe del Partido Verde, Lucho Garzón hizo un anuncio que pasó desapercibido, pero al que debemos poner atención porque puede marcar el futuro de ese partido y el de su actual Director.

Dijo Lucho que el Partido Verde se retiraba de la coalición de gobierno de la Unidad Nacional para tomar tiempo y distancia, analizar y decidir cual va a ser su futuro. No aclaró si el suyo personal o de su partido.

Y es que resulta que con todo lo que le pasó este año electoral del señor al Partido Verde, Lucho Garzón parece tener el camino despejado para su reencauche luego de su auto castigo por haber insultado borracho a la periodista Darcy Queen.

Con Antanas Mockus derrotado y fuera del Partido, Enrique Peñalosa quemado por su tercera derrota en Bogotá y Sergio Fajardo súper ganador el Antioquia, lo cual lo inhabilita para ser candidato, Lucho es el único de los verdes que puede aspirar con posibilidades  a la Presidencia de la República.

Quizá pensando en eso es que Lucho anuncia un alejamiento estratégico de la coalición de Gobierno que debe aprobar en las próxima legislaturas del Congreso, proyectos impopulares como la nueva Ley de Educación Superior, la reforma pensional y la reforma tributaria. Y todo a cambio de casi nada porque el Gobierno le entregó el último Ministerio disponible al Partido Liberal. La resucitada cartera de Trabajo le hubiera caído como anillo al dedo a Lucho Garzón.

Así las cosas, para el Partido Verde y su Director resulta mucho mas rentable asumir una postura independiente que le permita apoyar u oponerse a las decisiones por tomar según les convenga sin tener que asumir compromisos insalvables o perjudiciales.

Lucho Garzón está de vuelta y habrá que incluir su nombre en la baraja de próximos candidatos presidenciales junto al Presidente, Juan Manuel Santos, a su Vicepresidente, Angelino Garzón y a su Ministro de Interior, Germán Vargas Lleras, a la actual alcaldesa encartada de Bogotá, Clara López Obregón y a Gustavo Petro quien, aunque hoy no puede, dejó claro en su discurso de victoria como próximo Alcalde de Bogotá que hará todo lo que pueda para alcanzar algún día su sueño de ocupar la silla presidencial.

Compartir: