En pantallas gigantes bogotanos disfrutarán la final del fútbol profesional colombiano

Julio 11 de 2012. Teniendo en cuenta que hoy se realiza el primer partido de la final, en la ciudad de Pasto, el Alcalde (e) de Bogotá, Eduardo Noriega, invitó a los ciudadanos a participar de esta fiesta en paz y sana convivencia a través de las pantallas gigantes que serán instaladas en dos sitios de la ciudad.

«En el día de hoy, desde las 4 p.m., vamos a tener la transmisión en directo de el partido en pantallas gigantes en la Plaza la Santamaría y en la Plaza de Bolívar, la idea es que los hinchas, los aficionados de Santa Fe puedan celebrar el eventual triunfo pero de manera sana y en convivencia», dijo Noriega.

El Alcalde (e) indicó que de igual forma el próximo domingo 15 de julio, día en el que se juega el segundo partido de la final, en el estadio Nemesio Camacho El Campín, será instalada una pantalla gigante en el Parque Metropolitano Simón Bolívar; sitio al que llegarán los hinchas que no podrán asistir al estadio y donde se espera se festeje un eventual titulo del Santa Fe.

«La idea es que al terminar el partido y la ceremonia de premiación, los hinchas que están en el estadio puedan desplazarse hasta el parque, y los aficionados que han estado viendo el partido en este sitio puedan, junto con los jugadores, que serán desplazados hasta allí, celebrar un eventual triunfo en debida forma», afirmó el mandatario.

Finalmente, Noriega indicó que habrá restricción de licor en las áreas cercanas al estadio y en las áreas aledañas al parque, como parte de las medidas de seguridad dispuestas por las autoridades distritales.

«Hay todo un dispositivo de la Policía Metropolitana para garantizar que todos los actos de celebraciones sean en paz», concluyó el funcionario.

Noriega de la Hoz, aseguró que la ciudad va a contar con 3.111 efectivos distribuidos en tres anillos de seguridad alrededor del estadio y dispositivos en toda la ciudad, con el fin de garantizar la tranquilidad de los bogotanos y la posibilidad de celebrar sin consecuencias que lamentar.

Compartir: