Las Farc aumentan ataques en Colombia mientras Santos visita el Cauca

BOGOTA (Reuters) – Helicópteros de ataque colombianos dispararon el miércoles contra supuestos rebeldes y la policía desarmó explosivos mientras el presidente Juan Manuel Santos se dirigía al volátil sur del país, en medio de crecientes críticas acerca de un deterioro en la seguridad.

La cuarta economía latinoamericana ha luchado contra la insurgencia marxista por casi cinco décadas, y pese a que una ofensiva militar respaldada por Estados Unidos llevó a los rebeldes a escondites remotos, la guerrilla ha incrementado los ataques en los últimos años.

Antes de que Santos arribara en el municipio de Toribio, en el sur de la provincia del Cauca, la policía desarmó explosivos ubicados en un campo donde se esperaba que aterrizara su helicóptero, según medios locales.

Los canales de televisión locales mostraron helicópteros de ataques disparando a las montañas cercanas donde se cree que están los rebeldes de las Fuerzas Revolucionarias de Colombia, o FARC.

Además, fuerzas de seguridad también detonaron de manera controlada varias bombas en el área.

Santos, que fue abucheado por pobladores, arribó junto a sus ministros al área el miércoles para hablar sobre seguridad, luego de que los residentes instaran a las fuerzas de seguridad y a las FARC a que se retiren.

El departamento del Cauca -conocido coloquialmente por los soldados como Caucakistán por la intensidad de los combates en el lugar- ha sido una de las regiones más calientes en el conflicto y es un área estratégica para la producción y el transporte de cocaína, así como una ruta para el tráfico de armas.

En julio del año pasado, los rebeldes instalaron explosivos en un autobús en Toribio, hiriendo a más de 60 personas y destruyendo cientos de viviendas.

A casi dos años de estar en el poder, los ataques de la guerrilla izquierdista y un episodio en el Congreso afectaron los índices de aprobación de Santos, lo que podría complicar la aprobación de reformas impulsadas en el Gobierno.

En los primeros meses del 2012, los ataques de grupos armados ilegales se dispararon en un 57 por ciento, a 58 acciones frente a igual período del año pasado, el mayor nivel desde el 2006, según datos del ministerio de Defensa.

Opositores señalan que Santos se ha relajado en asuntos de seguridad, permitiendo a las FARC, el grupo rebelde más antiguo de Latinoamérica, recuperar algo del terreno que habían perdido tras una ofensiva militar del ex presidente Alvaro Uribe.

Uribe, quien escogió a Santos como su ministro de Defensa y era un cercano aliado que respaldaba su candidatura para presidente, es ahora su crítico más potente.

Sin embargo, analistas dicen que la mejora en temas de seguridad había comenzado a ceder durante el segundo mandato de Uribe entre el 2006 y el 2010.

Compartir: