Paraguay dice que suspensión en Mercosur carece de validez legal

El ministro de Relaciones Exteriores de Paraguay, José Félix Fernández, afirmó hoy que la decisión del Mercosur de suspender al país del bloque carece de «validez formal y legal», y «deploró» la incorporación de Venezuela al bloque formado también por Argentina, Brasil y Uruguay.

En una rueda de prensa Fernández manifestó también que la continuidad de su país en el Mercosur dependerá del «pueblo paraguayo», así como de una reflexión del Ejecutivo del presidente Federico Franco, y anunció que su Gobierno «promoverá» las acciones que sean necesarias para dejar «sin efecto» la suspensión.

El canciller, que dijo no haberse comunicado todavía con Franco tras la noticia, advirtió también que la medida asumida en la cumbre celebrada este viernes en Mendoza sin la participación de Paraguay «no es una victoria», pero tampoco «una derrota».

«Tarde o temprano estaremos de nuevo en el Mercosur» y «cuando estemos adentro vamos a estudiar cada una de las resoluciones que se hayan adoptado» y las aceptaremos en función de los intereses superiores de la República», agregó.

Inicialmente el ministro leyó un comunicado a través del cual su Gobierno rechazó la suspensión porque la medida «no da cumplimiento» al Protocolo de Ushuaia II, que reemplazó a otro de 1998 y actualiza la llamada «cláusula democrática» del Mercosur, creado en 1991 precisamente en Asunción.

Ese protocolo, que fue el argumento esgrimido hoy por Argentina, Brasil y Uruguay para suspender a Paraguay, no se respetó al negarse esos países a que las autoridades del país participaran en la cumbre mendocina, sostuvo Fernández.

«La decisión no solo es ilegal, sino también es ilegítima y violatoria del debido proceso» porque «en Paraguay no se ha producido una ruptura del orden democrático».

El pasado día 25 el Parlamento paraguayo destituyó al presidente Fernando Lugo en un juicio político que fue cuestionado por el tiempo que duró, 30 horas, y fue calificado de «golpe de Estado parlamentario» por algunos países latinoamericanos, como Venezuela.

A raíz del relevo presidencia de Lugo por su vicepresidente, Franco, que había sido su aliado desde que llegó al poder en 2008, se produjo una ola regional de condena contra el proceso y de rechazo al nuevo Ejecutivo paraguayo.

Una de las medidas acordadas por sus vecinos fue impedir a Paraguay acudir a la cumbre semestral del Mercosur, en Mendoza, que tuvo como tema central la crisis paraguaya.

Este viernes, en la ciudad argentina, las presidentas de Argentina, Cristina Fernández, y de Brasil, Dilma Rousseff, junto con el de Uruguay, José Mujica, suspendieron a Paraguay e incorporaron a Venezuela, que desde hacía años intentaba sin éxito ingresar al bloque por la negativa del Legislativo de Paraguay.

Al respecto, el canciller Fernández dijo hoy su país «deplora» la incorporación de «un nuevo miembro del Mercosur antes de culminar el trámite legislativo».

Los Ejecutivos y Legislativos argentino, brasileño y uruguayo, además del Gobierno de Lugo, habían autorizado previamente la entrada de Venezuela.

Compartir: