La legalidad de la convocatoria de las extras en el Congreso

Esta tarde el gobierno nacional dio a conocer el decreto mediante el cual convocó a sesiones extras del Congreso para estudiar las objeciones del gobierno frente a la Reforma a la Justicia.

El decreto 1351 del 25 de junio se sustenta en el hecho de que ninguna ley prohíbe de manera explícita la presentación de objeciones gubernamentales contra actos legislativos y el artículo 227 de la Ley 58 de 1992 que señala que «Las disposiciones contenidas en los capítulos anteriores referidas al proceso legislativo ordinario que no sean incompatibles con las regulaciones constitucionales, tendrán en el trámite legislativo constituyente plena aplicación y vigencia.». Por lo cual, si la objeción prevista expresamente para los proyectos de leyes compatible en el procedimiento de aprobación del acto legislativo, entonces su aplicación es legalmente admisible.

Hay un sector que considera que el gobierno no puede objetar la reforma porque el único procedimiento que le cabe al acto constitucional es su promulgación por parte del Congreso. Ese grupo asegura también que las extras convocadas son ilegales y que quienes asistan el miércoles y jueves próximo pondrían ser demandados por prevaricado.

El constitucionalista Juan Manuel Charry dice: “Los actos legislativos tienen una restricción y es que sólo se pueden tramitar en sesiones ordinarias, pero éste ya se tramitó, acá sería resolver la objeción y en mi opinión tendríamos una restricción y es que no se podrían hacer reformas o ajustes, sino simplemente se podrían aceptar las objeciones” y agrega que de aceptarse esas objeciones, el proyecto se debe archivar, y de no aceptarse, el proyecto se debe mandar a la Corte Constitucional, para su revisión.

Jaime Castro, por su parte, ha dicho el Presidente debe presentar objeciones totales y no parciales a la reforma y no en sesiones extras sino a partir del 20 de julio, cuando arranca el segundo periodo legislativo.

Otro sector asegura que en ausencia de una norma que diga que el presidente no puede objetar un reforma constitucional, le deja abierta la puerta para seguir el procedimiento que considere pertinente. El presidente tiene el deber de objetarla y promover su hundimiento ante la inconveniencia e inconstitucionalidad de la norma- «La Constitución le da participación en los actos legislativos al Presidente», aseguró el abogado Rodrigo Rodrigo Uprimny

Nos quedan las siguientes preguntas en el aire:  ¿Es legal o ilegal la convocatoria de las extras?, ¿Asistirán los congresistas a votar?.

El siguiente es el texto del decreto de las extras: Decreto extras

Compartir: