Incidentes en la Plaza de Armas entre la policía y seguidores de Lugo

En la Plaza de Armas, permanecen más de cinco mil manifestantes que gritan consignas a favor de Fernando Lugo.

Pese a que los líderes de los movimientos afines al destituido mandatario piden calma, un grupo de personas con los rostros cubiertos intentaron ingresar por la fuerza al Congreso.

La policía respondió con disparos de balas de goma y con gases lacrimógenos. En el lugar, se movilizaron carros hidrantes.

Según Última Hora, habían conformado una comisión de seguridad, alimentación y logística para enfrentar los próximos días, puesto que no se retirarán del lugar si hay un cambio de gobierno.

Varios de los paraguayos reunidos en la Plaza de Armas se encuentran allí desde el jueves, cuando se votó el inicio del proceso contra Lugo.

Durante la tarde, los ministros de la Senavitat, Gerardo Rolón Pose; de Salud, Esperanza Martínez; de Hacienda, Dionisio Borda; de la Niñez y Adolescencia, Liz Torres; la viceministra de la Juventud, Diana García; y el encargado de la Secretaría de Cultura, Ticio Escobar, estuvieron en la manifestación.

Al lugar llegaron policías armados, pese a tener orden de no portar armas, cuando se iniciaron las manifestaciones. Ante la proximidad de una resolución en contra del mandatario, la policía alistó a otros 10.000 agentes, informó el diario ABC Color.

Casi 60 pelotones antimotines y de la Montada, además de 1.000 efectivos de Orden y Seguridad, protegen el Congreso por el momento. En la zona se encuentran dispuestos dos carros hidrantes.

En el interior del país, movimientos campesinos comenzaron a movilizarse a favor de Lugo. Algunos, como los de Curuguaty -región donde ocurrió la matanza que desencadenó en este juicio político-, decidieron marchar hacia Asunción.

Otros, como los de Horqueta, cierran la ruta V en el km 75, aguardando los resultados del juicio político. Según informó el corresponsal de Última Hora, la protesta en la que participan más de mil personas es a favor del presidente y se extenderá hasta que se dictamine el resultado del proceso.

En Itapúa, campesinos cerraron, por espacio de media hora, dos puntos de la ruta nacional VI «Dr. Juan León Mallorquín», protesta que coincidió con el receso en la Cámara de Senadores para tratar el veredicto del juicio político.

Los manifestantes sostuvieron que son «los senadores quienes deberían irse a sus casas, porque no representan al pueblo«.

Además de Pirapey, los manifestantes se concentraron desde el mediodía en Cruce Kimex, a unos 150 kilómetros al norte de Encarnación, sobre la misma ruta VI.

«Estamos coordinando acciones con otros grupos que están en las rutas para ver qué medidas tomar», sostuvo Lisandro Benítez, uno de los dirigentes del grupo, quien no descarta paralizar las rutas del país.

Compartir: