Paraguay: Unasur no reconocería a Franco si Lugo es destituido este viernes

En los pasillos de la residencia presidencial de Paraguay corrieron los rumores de que, luego de la reunión que los cancilleres mantienen con Fernando Lugo, los mismos darían a conocer el rechazo al juicio político contra el primer mandatario paraguayo.

En la reunión participan los cancilleres Antonio Patriota (Brasil), Héctor Timerman (Argentina), Luis Almagro (Uruguay), Alfredo Moreno (Chile), Nicolás Maduro (Venezuela), Rafael Roncagliolo (Perú), Ricardo Patiño (Ecuador), María Angela Olguín (Colombia), la ministra de Desarrollo Rural de Bolivia Nemesia Achacollo y el secretario general de Unasur Ali Rodríguez.

De acuerdo a lo publicado por el ABC, Los miembros de la prensa tuvieron acceso al salón de reuniones sólo para tomar algunas fotos. Sin embargo, durante el breve lapso, se escuchó a Emilio Camacho, asesor jurídico de la Presidencia, que el Congreso no reconoció la cláusula democrática del bloque regional.

Los senadores oficialistas, Sixto Pereira, Alberto  Grillón y Carlos Filizzola también se encuentran en la reunión en calidad de oyentes.

El presidente ecuatoriano declaró al canal TeleSur que lo que ocurre en Paraguay es una cuestión totalmente ilegítima.

«Lo que está pasando en Paraguay es absolutamente ilegítimo, por eso enviamos una comisión al más alto nivel de Unasur«, expresó.

Rafael Correa manifestó que los miembros de la Unasur no reconocerán al Gobiernoque surja luego del juicio político a Fernando Lugo y aclaró que una de las cláusulas del bloque los faculta a cerrar las fronteras.

«Lo que podemos en Unasur es no reconocer a un nuevo Gobierno, incluso llegar al cierre de fronteras», agregó

Asimismo, el mandatario ecuatoriano expresó que Paraguay internamente «puede hacer lo que quiera, pero en lo internacional, depende de nuestra (Unasur) decisión».

Correa también expresó que creía que ya se había superado esa etapa en América Latina, de intentar desestabilizar gobiernos electos y dijo que el resultado del juicio político al presidente paraguayo puede dejar un «nefasto antecedente para la región».

 

Compartir: