‘Yo vi que Laura Moreno con Carlos Cárdenas le estaban dando una golpiza a Luis Andrés Colmenares’: testigo

Wilmer Ayola, testigo clave del caso de Luis Andrés Colmenares, sostuvo en La W que Carlos Cárdenas “sin medir palabras le dio con una botella en la cabeza” a Colmenares. “El muchacho estaba arrodillado y cayó, el golp sonó duro”.

Ayola dijo que la madrugada del 31 de octubre se encontraba con un amigo por la “zona verde” del parque El Virrey, norte de Bogotá, y que a la vuelta del lugar estaba una camioneta parqueada.

El testigo, quien está protegido por la Fiscalía General de la Nación, contó que al lado del carro se encontraban cinco personas, entre ellos Laura Moreno y Carlos Cárdenas. Afirmó que en un momento vio que Luis Colmenares salió corriendo y tropezó.

Aseguró que cuando Luis cayó al suelo dos personas lo “comenzaron a patear”. “Ahí llega la señorita Laura Moreno le quita el celular y le da una cachetada”, señaló el testigo, quien agregó que en ese momento el joven universitario intentó ponerse de pie, pero no podía sostenerse.

Según Ayola, Colmenares le dijo “algo” a Laura Moreno y que “fue ahí cuando el muchacho Carlos Cárdenas bajó de la camioneta y sin medir palabras le dio con una botella en la cabeza”.

“Cuando le pegó el botellazo uno de ellos le dice: ¡Carlitos¡”, dijo el testigo. Indicó que las personas que estaban allí miraban y tocaban a Colmenares. Señaló que en ese momento decidió, junto con su amigo Cristián, caminar.

Afirmó que vio como empezaron a “alzar por el cuello de la camisa” al joven que estaba tendido en el suelo. “Uno de ellos lo agarró por la camisa y otro por la cintura (…) Ahí nos vio la señorita Laura que nos empezó a gritar ‘sapos’, hijos de puta’, que ‘suban el vidrio’”.

En ese momento le dijo a su amigo que se fueran del lugar porque los iban a matar. “Aseguro con mi vida, juro ante Dios que vi a esas personas mencionadas (Laura Moreno y Carlos Cárdenas)”, indicó. Y agregó que está ciento por ciento seguro de que Cárdenas participó en la golpiza. Confirmó, además, que en el lugar había otro “muchacho” que la Fiscalía está tratando de identificar.

Además, explicó que se presentó hasta ahora ante las autoridades porque “en este país uno ve los hechos y dice: ‘para que me voy a meter en un problema’”. Dijo que decide presentarse porque ya estaba desesperado de las amenazas en su contra.

Contó que a él “directamente” no le ofrecieron dinero pero que a su amigo lo llamaron una vez y que le dijo que le habían dado un millón de pesos y no 400 mil. Eso fue, según afirmó, antes de saber que el “muchacho” muerto era Luis Andrés Colmenares.

Según la defensa de Laura Moreno, el día de la muerte de Colmenares Ayola no estaba en la zona rosa, sino como celador en un conjunto residencial en el noroccidente de Bogotá. A esto, el testigo dijo que tiene como demostrarle a la Fiscalía que sí estaba en la zona.

La defensa de Moreno, para demostrar su afirmación, reveló planillas o minutas de vigilancia de la firma Seguridad Puntual Ltda. en las que consta que el 31 de octubre del 2010, Ayola estaba de turno en la Urbanización Bochica, al noroccidente de Bogotá.

Compartir: