Detrás del puesto…

Los rumores, partes médicos y chismes en los corrillos políticos que dan como muy grave la situación del vicepresidente Angelino Garzón, que sufrió derrame cerebral que puede causarle problemas de movimiento, visión, memoria y coordinación, tiene ya haciendo cálculos a más de un político. Se les ha visto preguntar cuál sería el procedimiento para reemplazar a Garzón e incluso se han lanzado nombres al ruedo. La ley dice que el Congreso es el que define quien reemplaza al vicepresidente en caso de retiro forzoso o muerte y que la única condición para ese cambio es que sea del mismo partido del vicepresidente, es decir en este caso, de la U, que fue el movimiento por el que ganó las elecciones. Como no faltan los vivos, algunos congresistas han averiguado si pueden reemplazarlo, pero resulta que los honorables padres de la patria, por Constitución, tiene inhabilidad y aunque renunciaran deberían esperar un año para que termine dicha restricción. Los más opcionales a reemplazar a Angelino es uno de los actuales ministros que dicen ser del Partido de la U y que son el de Interior, Comercio Exterior, el de Defensa, el Director de Planeación  o en su defecto algún político miembro del partido de la U. Otros que se creen expertos aseguran que Angelino no es de la U y que por lo tanto su partido puede reclamar ser elegidos en el cargo. Como van las cosas y de llegar a una eventual salida de Garzón, seguramente será el presidente Santos quien defina su vicepresidente.

Compartir: