Robo de celulares en auge: 3 cada minuto, 194 cada hora y 140 mil al mes

Contrariamente a lo que se esperaba, el robo de celulares sigue en aumento, mientras las denuncias por este delito se han reducido en un 30 por ciento, pese a que este es uno de los requisitos para evitar la reventa de estos aparatos.

A raíz del asesinato en Bogotá del joven abogado Juan Guillermo Gómez Ospina, para robarle el celular, el Alcalde encargado de la capital, Guillermo Asprilla Coronado, indicó que las autoridades distritales trabajan mancomunadamente con la Policia en acciones específicas que permitan reducir el hurto a celulares en la capital.

También señalo que se reforzarán las campañas ciudadanas para que la gente denuncie el hurto de celulares, para que si llega a ser recuperado el celular, pueda ser judicializada la persona que lo tiene y que lo comercializa.

El hecho es que en Colombia se roban tres celulares cada minuto y 194 cada hora y 140 mil al mes.

En Bogotá de 43 hurtos diarios que se denuncian, 27 corresponden a celulares, según lo estableció el alcalde encargado Miguel Asprilla, quien advirtió que la cifra de robos puede ser mayor, ya que la gente se abstiene de denunciar por diversos motivos.

Lo cierto es que entre enero y mayo, del año pasado, se denunciaron más de 1.200 hurtos de celulares, pero en el mismo periodo de este año, solo se denunciaron 946 robos.

Sin embargo, no hay una estadística oficial sobre las personas que han perdido la vida en desarrollo de atracos para despojarlas de los celulares.

En Bogotá solo se recuerdan solo algunos crímenes por esta causa,  entre ellos el del capellán de la Universidad Minuto de Dios, sacerdote Gustavo García muerto el 12 de mayo del 2011 bajo el puente de la Avenida 68 con calle 26 y el más reciente,  el del estudiante de 16 años, Jonatán Rey, asesinado vilmente el pasado 22 de mayo en Bosa.

Frente a esta situación, el alcalde encargado Miguel Asprilla, señaló:

“Estamos con la Policía coordinando y diseñando acciones específicas para combatir este delito. Parte de ello tendrá que ver la restricción y control a la venta y a la compra de celulares robados, también se extremará la colaboración con los operadores celulares, para que haya medidas más efectivas desde el punto de vista tecnológico, de manera que ningún celular robado pueda ser utilizado en Colombia”.

Destacó que al 30 de mayo de 2012 las denuncias por hurto a celulares se han reducido cerca de un 30 por ciento.

“Las cifras han disminuido notoriamente en relación con el periodo enero – mayo del año pasado, en donde hubo un poco más de 1.200 hurtos de celulares denunciados. Este año, en el mismo lapso, se han denunciado 946 hurtos de celulares. No obstante, es presumible que haya un gran sub-registro en esta cifra porque muchos ciudadanos deciden no denunciar el hurto de estos aparatos”, manifestó Guillermo Asprilla.

Para fomentar la denuncia y la pronta acción de las autoridades, la Administración Distrital pretende reforzar mediante campañas ciudadanas esta acción oportuna. “Hay que reforzar las campañas ciudadanas para que la gente denuncie el hurto de celulares, para que si llega a ser recuperado el celular, pueda ser judicializada la persona que lo tiene y que lo comercializa”, agregó.

Los reportes de las autoridades también indican que las localidades donde con mayor frecuencia se registran los hurtos a celulares son Suba, Kennedy, Bosa y el centro de la ciudad. A su vez, revelan que la mayor cantidad de víctimas son mujeres. “Es una problemática neurálgica para el ciudadano, afecta más a las mujeres, porque el delincuente es cobarde y cree que la mujer se defiende menos y tienden a atacarlas más”, dijo el mandatario encargado.

De otra parte, el funcionario destacó la eficacia de la Policía Metropolitana en la captura de los supuestos homicidas de Juan Guillermo Gómez Ospina, un joven de 25 años asesinado luego de resistirse al hurto de su teléfono móvil.

“La Policía respondió eficazmente y ha capturado a los presuntos responsables de este hecho tan lamentable. Este asesinato repudiable nos da una señal de alarma a una sociedad que sigue generando este tipo de hechos terribles”, afirmó ASprilla.

Compartir: