Revocan contrato de préstamo de la Plaza de Toros de Bogotá

BOGOTÁ, 15 de Junio_ RAM _.Mediante resolución 280 del 14 de junio de 2012, emanada por el Instituto Distrital para la Recreación y el Deporte (IDRD), la Administración Distrital revoca el mandato del contrato 411 de 1999 por el cual “se entregaba en arrendamiento a la Corporación Taurina, la Plaza La Santamaría por 6 fechas durante los meses de enero, febrero y marzo hasta el año 2015”.

La resolución expresa que fueron varias las motivaciones que llevaron a justificar la revocatoria. “Las prácticas de las corridas de toros están asociadas a actividades que pueden denominarse torturas, que infligen dolor y violencia hacia los animales que llevan a la muerte de éste. La política distrital es la protección de los animales de los tratos crueles”.

Recuerda también que “en reunión realizada el primero de junio de 2012 con la Corporación Taurina de Bogotá, ésta manifestó su negativa a evitar la muerte del toro y no demostró tampoco el interés de evitar los tratos tortuosos hacia el animal”.

Aclara que “la presente decisión para nada contraviene lo señalado en la Ley 916 de 2004, toda vez que no se está prohibiendo por parte de la autoridad competente las corridas de toros en el Distrito Capital, sino que en cumplimiento de un mandato constitucional. Se está terminando un contrato de mandato que por su objeto mismo contraviene la orden de morigerar las torturas y el trato cruel hacia los animales”.

Desde el 17 de abril de 2012 se determinó la suspensión de la venta de abonos de la temporada taurina 2013, decisión confirmada mediante Resolución No. 196 del 22 de mayo del presente año. En igual sentido, no habría compromiso debido respecto a las novilladas en el marco del Festival de Verano, toda vez que mediante la misma Resolución se ratificó la instrucción impartida de no realizar dichas novilladas.

La resolución reitera que la Plaza La Santamaría al ser un bien de interés cultural de la ciudad no puede destinarse a promover o fomentar actividades que incluyan sufrimiento, dolor y muerte a los animales.

Compartir: