Aprobado en segundo debate Código Aeronáutico

Bogotá, D.C., 14 de junio de 2012.- La plenaria de Senado aprobó en segundo debate el proyecto de Código Aeronáutico que regula e integra la jurisdicción especial aeronáutica, los derechos de los usuarios, las responsabilidades de las empresas y las infracciones administrativa. La iniciativa pasará a estudió de la Cámara de Representantes en la próxima legislatura que arranca el 20 de julio.

El autor del proyecto el senador Carlos Ferro (Partido de la U) aseguró que la regulación debe ser acorde con los principios globalizantes del sector, por  lo tanto deben tenerse en cuenta aspectos como la profesionalización del personal aeronáutico, además de garantizar el pleno derecho de los usuarios.

El proyecto de Ley pretende consolidar y mejorar la normatividad existente en un solo instrumento normativo que regule de manera permanente los esquemas de transporte aéreo.

Uno de los capítulos más importantes es el que establece los derechos y deberes de las partes que intervienen en la prestación del servicio público de transporte aéreo, sobre todo porque complementa lo estipulado en relación a los derechos de los pasajeros.

Por ejemplo, el artículo 205 dispone que las aerolíneas deben brindar información clara respecto a los tipos de tarifas disponibles, restricciones aplicables y las condiciones de reembolso.

A su vez, los usuarios tendrán derecho a ser recompensados con mínimo el 10% del valor pagado por el pasaje, cada vez que reciban información errónea o insuficiente por parte de la aerolínea o agente de viajes, lo cual induzca a error, engaño o confusión.

De igual forma, las aerolíneas o agentes de viajes, estarían obligados a indemnizar a los usuarios en caso de pérdida, retraso, saqueo o daño del equipaje facturado.

Sin excepción alguna, las aerolíneas que decidan cancelar el vuelo sin haber reintegrado el precio del pasaje a los pasajeros con reserva confirmada, tendrán que asumir los gastos de hospedaje y transporte para quienes no se encuentren en su lugar de residencia. Además, si se presenta demora antes de la cancelación del vuelo, el pasajero recibirá las compensaciones previstas según corresponda.

Por su parte, el pasajero tendrá derecho a desistir del viaje, sin que haya lugar a penalidad alguna, o a incurrir en multas por expedición del tiquete y gestión de la reserva, siempre y cuando informe unas 72 horas antes del vuelo.

Según explica el autor de la iniciativa, “el proyecto dispone una serie de artículos que obligan a las empresas prestadoras del servicio a responder por todos los daños que sobrevengan a los pasajeros desde el momento en que estos asumen un contrato con las aerolíneas o agentes de vuelo autorizados. Debe tenerse claro que sus responsabilidad con los usuarios finaliza una vez terminado el vuelo”.

El articulado también contempla y desarrolla capítulos dedicados a la administración de la aeronáutica civil; la navegación aérea: la infraestructura de aeródromos y aeropuertos; normatividad en materia de búsqueda, rescate, asistencia y salvamento; investigación de accidentes de aviación e, infracciones administrativas, entre otras.

En la próxima legislatura, será la Cámara de Representantes la encargada de avanzar en el trámite de la iniciativa que, “sin duda, garantizará una mejor prestación del transporte aéreo tanto a pasajeros como a empresas, operadores y representantes del sector”.

 

Compartir: