Ali Rodríguez de guerrillero y responsable petrolero a jefe de la Unasur

Caracas, 11 jun- El venezolano Alí Rodríguez Araque asume hoy la Secretaría General a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), un nuevo desafío para quien ha sido guerrillero, varias veces ministro, presidente de la empresa Pdvsa y máximo responsable de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep).

Rodríguez ha asumido en los últimos años diversas responsabilidades en el Gobierno del presidente Hugo Chávez, en cuyo gabinete ejerció hasta hace unos meses como ministro de Energía Eléctrica, tras pasar por diferentes carteras, incluidas la Cancillería y el Ministerio de Finanzas.

Alí Rodríguez nació el 9 de septiembre de 1937 en la ciudad de Ejido, en el andino y noroccidental estado de Mérida y obtuvo el título de abogado en 1961, a los 24 años.

Durante la década de los años 60 y 70, bajo el nombre clandestino de “Comandante Fausto”,Rodríguez lideró diversos frentes guerrilleros como experto en explosivos del ilegal Partido de la Revolución Venezolana (PRV), de tendencia marxista.

El entonces guerrillero alzado en armas contra los Gobiernos surgidos tras el llamado “Pacto de Punto Fijo”, que durante medio siglo permitió a socialdemócratas y democristianos alternarse en el poder, fue perseguido por el entonces oficial del Ejército Hugo Chávez, quien así lo ha reconocido en reiteradas oportunidades ya como presidente.

Rodríguez abandonó la lucha armada en 1983 y pasó al partido Causa R, una agrupación disidente del Partido Comunista, donde destacó como férreo crítico a la privatización del sector petrolero, y de la que salió el partido Patria Para Todos (PPT), que apoyó el fallido intento de golpe de Estado de Chávez en 1992.

Ejerció la abogacía y paralelamente integró diversos grupos de estudio en economía petrolera, actividad que alternó con sus responsabilidades como legislador, desde 1983 hasta 1999.

Presidió en esos años la Comisión de Energía y Minas del Congreso y fue miembro del Consejo Nacional de Energía, de la Comisión de Energía y Minas del Parlamento Latinoamericano, y fue asistente a las reuniones del Energy Council de Estados Unidos de 1994 a 1997.

Al asumir la Presidencia en febrero de 1999, Chávez lo nombró ministro de Energía y Minas.

Dejó el Ministerio en 2000, tras haber sido elegido secretario general de la Opep, cargo que mantuvo hasta junio de 2002, dos meses después del golpe de Estado que en abril de ese año logró derrocar a Chávez durante dos días.

En la Opep defendió políticas que permitieron al cartel una mayor incidencia en el mercado petrolero mundial, con decisiones orientadas a impedir tanto el desplome como las subidas excesivas en los precios.

En 2002 fue reemplazado al frente de la OPEP por el también venezolano Álvaro Silva, debido a que Chávez lo nombró presidente de Petróleos de Venezuela (PDVSA).

Al frente de la petrolera estatal, Rodríguez ejecutó la orden presidencial de despedir a quienes secundaron el llamado “paro petrolero” que durante 63 días, desde diciembre de 2002 hasta febrero de 2003, presionó infructuosamente por la renuncia del gobernante.

Alrededor de la mitad de los aproximadamente 40.000 empleados de PDVSA de entonces fueron despedidos por paralizar la producción y exportación de crudo y derivados, acusados de acciones de sabotajes.

Rodríguez dejó Pdvsa en noviembre de 2004, cuando Chávez lo designó ministro de Relaciones Exteriores, una misión que centró en garantizar a Estados Unidos el suministro de petróleo venezolano y minar el empeño de esa nación por crear el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA).

Por el contrario, promovió el acuerdo de integración regional Alternativa Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA) y consiguió que Venezuela fuera aceptado como miembro de pleno derecho del Mercado Común del Sur (Mercosur), algo que aún sigue pendiente de que ratificación por el Parlamento de Paraguay para concretarse.

Por problemas de salud, Rodríguez dejó la Cancillería a inicios de 2006 y a mediados de ese año fue nombrado embajador en Cuba.

En junio de 2008 cesó en el cargo de embajador y regresó al gabinete ministerial de Chávez, entonces como titular del Ministerio de Finanzas, del cual pasó en 2010 al frente del Ministerio de Energía Eléctrica, donde enfrentó una aguda crisis energética iniciada en 2009 por una severa sequía.

Se desempeñó en ese cargo hasta enero pasado, cuando Chávez le liberó para incorporarse a las nuevas obligaciones que asume hoy en Unasur en sustitución de la excanciller colombiana María Emma Mejía.

Con información de EFE.

Compartir: