Gustavo Petro: «Las decisiones pueden ser controvertidas pero hay que tomarlas»

Junio 6 de 2012. El alcalde Mayor de Bogotá, Gustavo Petro Urrego, explicó lo que serán las medias en materia de movilidad que adoptará la Administración Distrital, de corto y mediano plazo, como la tarifa con la que operará el Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) y la reducción del Pico y Placa y sus implicaciones.

Tarifa SITP

«Como venía el SITP, en la pasada Administración, las tarifas iban a ser más caras. Por ello, estudiamos los modelos matemáticos que transformaron algunas decisiones como que el costo medio del sistema de transporte (la tarifa técnica), era cargado al bolsillo del pasajero. Allí, la diferencia que exista la asume el presupuesto. El costo de la tarifa, que ya tenemos determinado lo daremos a conocer en las próximas horas», indicó el burgomaestre.

Inicio del SITP

«El SITP implica mucha capacidad de riesgo de los funcionarios. El conjunto de funcionarios tiene alta capacidad de riesgo; decisiones que pueden ser controvertidas, demandas, pero las decisiones hay que tomarlas. Dos años de retraso por corrupción, nosotros lo neutralizamos en estos seis meses con muchos instrumentos legales. Múltiples operadores del SITP nos subvaloraron, no creyeron que íbamos a incumplir y les cumplimos. Tenemos la infraestructura lista. Tenemos el problema en el recaudo y la tarjeta (el eje del SITP), proceso que fue contratado a finales del año pasado, en el que pedí que fuera la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB) la empresa recaudadora. Hoy hay dos tarjetas y se tendrá que pasar a una migración de la tarjeta, que operó en las fases I y II a la de la fase III de TransMilenio (TM)», expresó Petro Urrego.

No repetir colapso de movilidad en Santiago de Chile

«En la medida que avance la tarjeta electrónica en la ciudad, avanza el SITP. Tenemos 18 meses para ello. Uno de los retos que enfrentamos es que el SITP lleve más usuarios a TM en el borde oriental; no tener solución de corto ni mediano plazo en la carrera 7a. aumenta la problemática. Por ello, fue nefasto que no nos aprobaron el cupo de endeudamiento por 800 mil millones de pesos para iniciar la construcción del metro ligero en la 7a. El decreto de tarifas es nuestra ‘llave mágica’. Si tenemos razón, el colapso no sucede. Esta ciudad tiene que integrar sus formas de pagar el transporte y sus rutas de transporte. Un ciudadano puede tomar el cable en Usme, llegar al 20 de Julio y allí tomar el metro ligero y puede estar en la calle 127 con media hora menos de tiempo», indicó el Alcalde.

Reducción de la tarifa

«Hay que hacer un esfuerzo para que la tarifa técnica disminuya, lo cual disminuiría reduciría la del pasajero, para que operar el transporte de la ciudad sea menos costoso. Estas no son medidas de corto plazo (por decreto). Una de ellas tiene que ver con el cambio de energía para mover el transporte: no con combustibles fósiles caros, sino con energía eléctrica, menos costosa y no contaminante. Los metros operan a menor costo que el bus, así valga más su construcción. El sistema de transporte ayuda a bajar la tarifa técnica, disminuyendo, por consiguiente, el costo presupuestal de la diferencia entre lo que va a pagar el usuario y los costos de transporte, incluidos los operadores privados», señaló el mandatario.

Descongestión vial

«Al transporte de Bogotá está entrando una avalancha de carros nuevos. Los estamos usando todos los días y la presión de los propietarios de los carros es que les hagamos más vías, lo que significaría acabar con la inversión en salud y la educación de la ciudad. Tener el doble de vías, sería tener el doble de carros, lo que no resuelve nada. La verdadera medida de descongestión es usar de vez en vez el carro. Es un problema de comportamiento cultural y de compromiso con la ciudad. La autorregulación para esto es fundamental. Cuando se llegue a ese nivel, nos moveremos más y viviremos mejor. A corto plazo, el Estado dispone de herramientas para mitigar la congestión como el Pico y Placa y los contraflujos. A mediano plazo, los cobros por congestión», sostuvo Petro Urrego.

Pico y Placa

«El Pico y Placa lo queremos disminuir a menos horas (28 por ciento menos, de 112 horas mensuales a 80 por carro). Tenemos una infraestructura en la que a las 7 a.m. no andas; estás en un enorme trancón. A las 3 horas, esas mismas vías están relativamente desocupadas. Si podemos lograr que la infraestructura se aliviane un poco en horas pico y se cargue un poco más en horas valle, se logra un equilibrio mejor. Esto significaría, en el corto plazo, que la gente pueda desplazarse mejor a sus diferentes destinos (tres millones de personas se desplazan en buses, 1 millón de personas en carros particulares)», señaló el mandatario.

Cultura ciudadana

«El cambio cultural de los ciudadanos es de mediano plazo. Por ello, tenemos que racionalizar el uso de la infraestructura. En la matemática funciona, en la realidad lo vamos a medir. ¿Cuántas personas podrán cambiar su horario? ¿Cuántas empresas, a partir de un diálogo, pueden mover su horario? Vamos a cambiar los comportamientos económicos de la ciudad para mejorar la forma de movernos, trasladando los horarios productivos en la noche, lo que puede convertirse en un gran impulso económico. Más puestos de trabajo y de actividades en horarios en los que antes no se hacía nada», manifestó el Alcalde Mayor.

Red de metros

«El metro ligero se hará a mediano plazo y ya cuenta con corredores constituidos. El metro pesado se hace más lento por su complejidad (túneles, estudios de infraestructura, suelos). Nosotros no vamos a poder inaugurarlo. Durante año y medio de nuestro gobierno, se construirá el metro pesado que va a empezar a ser usado en 20 kilómetros a partir del 2018. Proceso que en la actualidad sigue los cronogramas y la agenda del Banco Mundial», finalizó el mandatario.

Compartir: