Condenados militares por falsos positivos de Soacha

BOGOTÁ, 04 de Junio_ RAM_....  La juez segunda especializada de Cundinamarca condenó a 6 militares por su responsabilidad en los falsos positivos del municipio de Soacha.

Los uniformados tendrán que pagar una pena de 35 a 52 años de prisión por la muerte de Leonardo Porras de 26 años de edad quien fue presentado como muerto en combate en Ocaña Norte de Santander el 12 de enero de 2008.

Los militares implicados en el caso son el cabo segundo del Ejército Carlos Manuel González condenado a 35 años de prisión, al teniente diego Aldair Vargas Cortés a 52 años de prisión, al mayor Wilson Quijano Marino a 51 años de prisión y a los soldados, Richard Contreras Aguilar, Carlos Roldan Zapata, Ricardo García Corzo.

La medida fue apelada por la defensa de los uniformados ante el Tribunal de Cundinamarca.

Más de 10 días duró la audiencia en la juez segunda especializada de Cundinamarca presentó su sentencia en contra de seis militares involucrados con el reclutamiento y ejecución del joven Fair Leonardo Porras, quien fue presentado como guerrillero abatido en combate en el municipio de Soacha, Cundinamarca en enero de 2008.

En el extenso fallo judicial, la juez condenó a 51 años de prisión y una multa de 3.800 salarios mínimos al mayor Wilson Quijano Mariño, por los delitos de desaparición forzada agravada y homicidio agravado al considerar que existía material probatorio suficiente para inferir que fue el responsable de recibir al joven y posteriormente dar las ordenes para su asesinato.

«Resulta palmario para el despacho que la muerte del señor Fair Leonardo Porras, no se produjo como consecuencia de un enfrentamiento armado con miembros del Ejército, sino que se trató de una ejecución extrajudicial», sostuvo la juez al considerar que el mayor estuvo al tanto de todo esto.

Igualmente condenó a 52 años de prisión al teniente Diego Aldair Vargas Cortes, por los delitos de desaparición forzada, homicidio agravada y falsedad en documento en documento público.

En este último cargo que fue el responsable de presentarle al CTI de la Fiscalía el registro de la muerte de la joven en que se describía que había caído en combate.»Se declararon hechos falsos, tergiversando la verdad», precisó la juez al señalar que el joven de 26 años que sufría síndrome de Down había sido abatido por las Fuerzas Militares.

Por su parte el Cabo Carlos Manuel Gonzalez Alfonso fue hallado responsable del delito de homicidio agravado, aclarando que no se pudo demostrar su pertenencia a un grupo encargado de reclutar personas de manera ilegal por lo que tendrá que pagar una pena de 32 años de prisión.

«Se probó la privación de la libertad del señor Porras Bernal, quien fue ocultado sin que se hubiese notificado sobre su paradero, sustrayendolo así del amparo legal», sostuvo la Juez en la decisión.

Los soldados Ricardo Contreras Aguilar y Carlos Zapata fueron condenados a 32 años de prisión por el delito de homicidio agravado.

Según la investigación de la Fiscalía el joven fue “reclutado” desde el municipio de Soacha, Cundinamarca y trasladado a Ocaña, Norte de Santander, en donde fue entregado al grupo de uniformados que lo presentaron el 12 de enero de 2008 como guerrillero.

En la investigación se pudo demostrar que el hombre de 26 años sufría de retraso mental,hecho por el cual no podía manipular ninguna arma de fuego, y que dada su condición requería de un cuidado especial.

Compartir: