Langlois relata cómo lo secuestraron las FARC

El periodista francés liberado tras más de un mes en la selva colombiana, detalló como fue la emboscada en la que fue capturado. «Fue terrorífico. Nunca quiero volver a vivir eso. Uno piensa en la muerte, en la familia…»

«La guerrilla tenía control total sobre el terreno. En ese momento me di cuenta que la guerrilla podía atraparme. Pero nunca corrí hacia ellos, me fui desplazando por tierra. Sentí el disparo que me dio en el brazo y me escondí», contó. El francés continuó su relato: «me miré la mano. Busqué haber si tenía mi carnet de prensa y me di cuenta que me había sacado el canguro que tenía puesto donde llevaba el carnet. Hasta que unos minutos llega un grupo de guerrillero. Y esa fue la primera vez que los veo tan cerca».

«Yo sabía que me iban a ver. Pensé que me iban a matar…no tenía chaleco ni nada. Ahí decidía salir con los brazos en alto. Sin gritar para no asustarlo. ‘Soy civil, soy periodista, no dispare’ grité. Fue horrible, fueron unos segundos pero para mí duró una hora«, narró. «‘usted tranquilo que nosotros a los prisioneros los respetamos’, medicen, pero yo no era prisionero, era periodista. Eso les quería hacer entender. Pero necesitaba ayuda médica, la herida estaba muy fea».

La publicitada liberación unilateral del periodista francés Roméo Langlois en el municipio colombiano de San Isidro, en Caquetá, se concretó este jueves 30 de mayo por la tarde colombiana.

Cuando se le preguntó por las declaraciones del ex presidente Álvaro Uribe sobre la supuesta farsa de su secuestro. “Yo no quiero entrar en debate porque baja el nivel de las cosas importantes. Dijo que mi secuestro fue una farsa, me parece de muy mal gusto. Me cogieron para hacer política como un muñeco. Me iban a liberar inmediatamente pero como se empezó a hablar de mi secuestro decidieron mantenerme por todos los campamentos. Yo no tengo afinidad con la guerrilla. Mi relación es profesional”, explicó. “Es un rencor personal porque no le gustó una pregunta que le hice tiempo atrás para un documental.  Es una campaña sucia contra mi persona. Él debió haberme llamado para felicitarme por mi libertad”, agregó.

“La relación que tengo es la misma relación que tengo con civiles, Ejército, pandillas. Cuando uno pasa mucho tiempo uno puede tener amistad con pandilleros, militares… así es la vida. No quiero entrar en polémicas. Yo no identifico para nada con la guerrilla. Miren mi trabajo y júzguenme por ello”, instó.

El reportero galo explicó que viajará a París para ver a la familia y descansar pero en Colombia tiene “su casa, sus afectos, su familia espiritual”.

“Nunca me amarraron, pero yo estaba retenido. Me pusieron uniforme para que no me reconocieran en los traslados para que el Ejército no intentaran nada”, aseguró. Además, confesó que tuvo “mucho tiempo para pensar” e incluso pensó –casi como expresión de deseo- que su secuestro era una oportunidad para que la guerrilla se redimiera. “Es un gol que metieron a costa mía. Me presentaron una disculpa pública y eso me parece bien… la guerrilla no suele dar disculpas públicas”, evaluó.

«Para mí no hay buenos y malos. Hay gente pobre matándose entre sí por los intereses de otros. Son vecinos  matándose entre sí. Ustedes saben que hay campesinas que tienen un hijo en el Ejército y otro guerrillero. Eso pienso yo», dijo cuando le preguntaron sobre la actualidad de la guerrilla.

«Me pareció descarado que pidieran un debate sobre la prensa internacional (por las FARC) cuando tienen a un periodista secuestrado. También me pareció descarado que esperaran a la asunción de Hollande para liberarme», afirmó. Langlois aseguró que la técnica de las FARC es lograr que se visibilice el conflicto. «no creo que sea buena, pero es la que entiendo que utilizan», dijo.

Compartir: