Esta es la evidencia que hay en contra del Gobernador Álvaro Cruz

Compartir:

Uno de los testimonios claves en el caso del Gobernador de Cundinamarca, Álvaro Cruz, es el del contratista Julio Gómez, quien asegura que Cruz y Emilio Tapia (otro de los cerebros del saqueo) sostuvieron varias reuniones entre 2009 y 2010.

De acuerdo con Gómez, Tapia le habría propuesto a Cruz que si les ayudaba a terminar la pavimentación de la calle 153, norte de Bogotá, a través de ICM, empresa de los cuñados del Gobernador, obtendría dos gabelas: apoyo económico para su candidatura a la gobernación y contratos en el IDU y en la Unidad de Mantenimiento Vial del Distrito.

Otro de los testigos estrella dentro de la investigación, Manuel Sánchez, afirmó al diario El Tiempo que el concejal Orlando Parada recibió una comisión de manos de Cruz para que se le entregara a ICM el contrato en la Unidad de Mantenimiento Vial, tasado en 16.000 millones de pesos.

Según el diario El Tiempo, el contrato fue adjudicado el 2 de diciembre del 2009 a la Unión Temporal Asfaltos 2009, integrada por ICM y por Incoasfaltos. En esta última empresa figuran socios de ICM, incluido un cuñado de Cruz.

La Fiscalía busca esclarecer hasta dónde va el nexo de Cruz con ICM. Según el gobernador, solo ha sido un asesor, sin embargo, ya está probado que varios de sus cuñados y su esposa, Luz Zoraida Rozo, han figurado como accionistas, controlando el 50 por ciento de la próspera empresa. Además, que Cruz fue asesor financiero y jefe de obra de ICM.

Por otro lado, la Fiscalía investiga si Cruz fue también representante legal de Inversiones en Infraestructura, firma a través de la cual su familia política controla las acciones en ICM. De hecho, la Fiscalía revisó si hay nexo entre los bienes de Cruz y las actividades de esa empresa de ingeniería.

En resumidas cuentas, las autoridades indagan si Cruz participó en el manejó de 150.000 millones de pesos de una concesión vial que ICM vendió luego de que el gobernador Andrés González se las renovó por 18 años más.

De igual forma, se investiga si el Gobernador Cruz tuvo algo más que ver en la compra de 27 acres de terreno en la Florida por las que ICM y otros socios pagaron 4 millones y medio de dólares en el 2006.

Compartir: