No habrá ni cárcel, ni extradición para las Farc si se firma la paz

Compartir:

BOGOTA, 09 de Agosto_ RAM_ Una polémica se ha desatado en torno a las declaraciones del mandatario de los colombianos, Juan Manuel Santos, al revelar que por órdenes suyas autorizó al plenipotenciario del gobierno en los diálogos de paz, Humberto de la Calle, para que se reuniera con el dirigente del grupo insurgente de las Farc alias “Timochenko”, así como su buena disposición de hablar sobre el proceso con el líder del grupo terrorista. Otras de sus candentes revelaciones, es que de firmarse un acuerdo entre las partes, los cabecillas de las Farc no pagaran sus crímenes atroces, “ni con pijamas de rayas” y mucho menos con cárcel.

En entrevista con la Revista Semana, el mandatario dijo que es poco probable que todos los guerrilleros paguen cárcel por sus delitos y aseguró que la pena privativa de la libertad sería solo para los máximos responsables.

“Un juicio, una condena, y la condena conduce a una pena. Y esa pena, en alguna forma, debe ser privativa, restrictiva de la libertad. ¿Para quién es? Para los máximos responsables. No para todo el mundo, porque eso sería físicamente imposible. Eso sería total impunidad”, manifestó.

Sin embargo, dijo que esa privación de la libertad no será en una cárcel sino en, por ejemplo, colonias agrícolas.

“Puede ser. No serán barrotes y piyamas de rayas. Eso no creo que sea factible ni posible”, agregó.

Santos también aseguró que, además de los guerrilleros, los miembros del Estado que han cometido crímenes de guerra deberán ser castigados en similares condiciones que las Farc.

“Para cerrar este conflicto definitivamente, todos los que han cometido crímenes de guerra deben ser juzgados y acogerse a la justicia transicional. Así es como cerramos totalmente este conflicto. De otra forma, lo dejaríamos abierto”, explicó.

Por otra parte, Santos aclaró que el plazo de cuatro meses que que fijó para evaluar las medidas de reducción de intensidad del conflicto, a “no constituye un plazo para concluir los diálogos sino que se trata de “un periodo razonable para hacer una evaluación sobre cuánto hemos avanzado”.

Sobre la posibilidad de abrir formalmente un diálogo de paz con el Eln el presidente indicó que debe “guardar confidencialidad” como lo hizo en la fase exploratoria que condujo a la negociación con las Farc.

“Lo que le puedo decir es que no ha sido fácil”, añadió sobre los contactos con la segunda guerrilla del país

En cuanto a la manera como las FARC pueden reparar a las víctimas del conflicto, el gobernante dijo que es algo que se está discutiendo porque esa guerrilla debe “asumir la responsabilidad, decir la verdad, pedir perdón como lo ha hecho el Estado” y las fórmulas económicas de compensación que se adopten “deberán incluir dinero y tierras”.

 

Compartir: