Envían a la cárcel a esposa de policía asesinado en Soacha

Compartir:

IMAGEN-16202057-1Un juez envió a la cárcel Adriana Silva por el crimen de su esposo, el subintendente de la Policía Augusto Mieles, hechos que ocurrieron el pasado 22 de julio.

La Fiscalía General de la Nación logró establecer que el asesinato de los dos policías se trató de un crimen pasional y no de un ‘plan pistola’ como se había insinuado por parte de algunos sectores.

“Hasta el momento contamos con cinco capturados, esto es lo que nos arroja la investigación, por el fallecimiento de los policías asesinados”. Logramos establecer que los motivos de este asesinato son pasionales”, manifestó Carlos Manuel Silva, director de Fiscalía de Cundinamarca.

Los hechos

La hipótesis en el expediente es que se trató de un plan de los dos para, presuntamente, quedarse con la pensión del uniformado, que pertenecía al Gaula, y con un apartamento que tenían en Soacha. La pareja tenía un hijo de 9 años, pero habían iniciado un proceso formal de separación.

El coronel Flavio Mesa, comandante de la Policía de Cundinamarca, señaló que con la captura de Prada y de alias Cenizo se completan cinco capturas por ese asesinato, por el que se pagaron 2,3 millones de pesos.

Por su parte, el director de Fiscalías del departamento, Carlos Manuel Silva, señaló que la información aportada por los dos sicarios capturados fue clave para aclarar los hechos.

Las primeras piezas claves en el proceso las dio Cristian Fabián Ávila Serrano, el sicario que le disparó al subintendente Mieles, adscrito al Gaula. El hombre fue capturado en medio de la persecución en la que murió el intendente Carvajal.

El sicario, de acuerdo con fuentes oficiales, confesó a las autoridades que tuvo un cómplice, identificado como Esteban Montero Yate, ‘Camilo’, también sicario y que fue quien le habría entregado un maletín en el que estaban el arma utilizada para el asesinato y un silenciador. Dijo que el plan era que el otro delincuente disparara, pero que en el último momento le asignó la tarea y que una vez ocurrido el homicidio, huyó del lugar.

‘Camilo’ fue capturado el 24 de julio en el barrio San Fernando en Bogotá. Y ante las evidencias presentadas, terminó por colaborar con la Fiscalía. Fue él, dijeron fuentes en el proceso, el que salpicó a una tercera persona, Darío Rojas Sánchez, alias el Primo. Este habría sido el intermediario para el crimen. De hecho, en el proceso aparece que fue él quien entregó el dinero (2’300.000 de pesos) a los sicarios, una fotografía y la dirección en la que vivía el subintendente Mieles.

“Al policía le hicieron seguimiento a comienzos de julio pasado, en una dirección suministrada por el intermediario. Sin embargo el policía se había cambiado de casa y por eso no les resultó fácil ubicarlo. Pero días después, les dieron la nueva dirección, lo que facilitó el crimen”, contó uno de los investigadores.

A la Policía le llamó la atención que los sicarios tuvieran además de la foto, los datos exactos de la residencia de la víctima. Además, conocían que el uniformado llegaría a Soacha, luego de que asistiera a un curso de la Policía. El asesinato ocurrió en plena vía, cuando el hombre se bajaba de un bus. En la reacción policial, los asesinos mataron a otro policía y dejaron gravemente herido a un tercero.

La captura de alias el Primo fue la clave para llegar a alias Cenizo o Rucio, quien fue señalado como el autor intelectual del asesinato. Si bien vivía en Bogotá, se había trasladado intempestivamente a Cauca, de donde es oriundo.

En la investigación, la Policía de Cundinamarca estableció que días antes del crimen Cenizo recibió, a través de una consignación hecha en el Cauca, los 2’300.000 de pesos. Allá además figuraba como representante legal de una ONG.

También detectaron una serie de llamadas con Adriana Prado, con quien, al parecer, sostenía una relación de tiempo atrás.

Rastreando esas pistas, la Policía lo capturó este jueves, sobre las 10:40 a.m., en Piendamó para que responda por el homicidio de los dos policías. Y minutos después, fue capturada la viuda Prado.

Compartir: