Canciller explica cómo se enfrentarán las nuevas demandas de Nicaragua

Compartir:

Ahora que la Corte Internacional de Justicia convocó a audiencias para volver a tratar las demandas sobre límites marítimos de Nicaragua contra Colombia, resurgen la expectativa y la angustia, tanto por creer que se podría recuperar parte del mar que ya se perdió con el país centroamericano, como por temer que el nuevo proceso terminé en males mayores para la integridad territorial.

Desde su despacho, en el que cada día permanece menos, por sus tareas en la mesa de diálogos de paz y por las correrías internacionales de su función, la canciller María Ángela Holguín habló con Colprensa, sobre cómo se responderá a las nuevas pretensiones de Nicaragua, los trabajos para repatriar a nacionales detenidos en cárceles lejanas y de las constantes tensiones en la frontera con Venezuela.

También dio un balance de su gestión durante el último quinquenio, del que resalta el impulso a relaciones bilaterales con países de la región, resquebrajadas durante gobiernos pasados, y los apoyos conseguidos para el postconflicto, hacia la que, dice, deben concentrarse todos los esfuerzos del Gobierno.

– En octubre próximo se realizarán las primeras audiencias por la segunda demanda de Nicaragua contra Colombia sobre diferencias limítrofes. ¿Cuáles serán la posición y la estrategia del país en este diferendo?
Las fechas se fijaron hace seis meses para dos procesos que tenemos y en los cuales interpusimos unas objeciones preliminares. Esto significa que estamos diciendo que la Corte no es competente para ver esos dos casos. Uno es la demanda que Nicaragua hace por la plataforma continental extendida y el otro es la que hace por un supuesto incumplimiento del fallo. La Corte está llamando a audiencias, en esas jornadas, las objeciones que ya pasamos por escrito, las diremos verbalmente y Nicaragua tendrá su tiempo para refutar.

– ¿Qué representan concretamente los procesos?
Nicaragua interpuso dos demandas adicionales nuevas a la ya fallada y conocida. Una diciendo que su plataforma continental vaya hasta más allá de las 200 millas náuticas y en la segunda dice que hubo un incumplimiento con el fallo del 2012. En el trascurso del año pasado interpusimos nuestras objeciones preliminares en ambos casos y eso es lo que es lo que se va a decidir. Creemos que nos será favorable, es decir que la Corte reconocerá que no es competente y ahí terminarán los procesos.

– ¿Cuánto tiempo estima que tardará esa decisión de la Corte? ¿El país podría ganar o perder territorio?
Pueden pasar de 6 a 8 meses luego de esas sesiones de octubre, así que de pronto en abril o mayo del año entrante contestaría las objeciones Si la Corte dice que es competente, volverá a definirse un cronograma para la argumentación de fondo de los casos. Si dice que no es competente, se acaba el proceso y no habrá más reclamación.

BUSCAN ACUERDO PARA REPATRIAR A DETENIDOS EN CHINA

– Esta semana hubo un sacudón en redes sociales por el caso de Juliana López detenida en China. Con ella son 138 los colombianos encarcelados en ese país, doce de ellos condenados a pena de muerte. ¿Hay algún acercamiento con ese Gobierno para repatriar a esos ciudadanos?
Estamos tratando de llegar a algún acuerdo para repatriación en casos humanitarios, que es donde podrían estar abiertos a revisar. La idea es que en la semana próxima (la del 10 de agosto) dos funcionarios del Ministerio de Justicia se sentarán con el despacho homólogo chino, para empezar a mirar un posible acuerdo en este sentido. Hemos mandado muchas notas pidiéndoles que revisen los fallos, porque en Colombia no existe ni la pena de muerte, ni la cadena perpetua, a las que nos han contestado que esa es la jurisdicción que hay en China y que no modificarán su ley. Su respuesta es que se mantendrán severos, pues no están dispuestos a que el narcotráfico acabe con la juventud.

– La severidad de las penas en los países asiáticos en casos de narcotráfico no es nueva ni desconocida, ¿por qué cree que a pesar de ese conocimiento se siguen presentando casos?
Infortunadamente, habrá quienes sí logran pasar, entonces imagino que otros pensarán que pueden hacerlo y conseguir plata. Arriesgan su vida y las de sus familias por completo. En el caso de Juliana, en investigación, logramos algo que nunca antes había pasado: que a menos de dos semanas de su detención la dejen ver; hoy (lunes 3 de agosto) el cónsul local, acompañado del cónsul general en Beijing, irá a ver cómo la tienen a ella y a su compañero y verificar si están bien. Aunque la Cancillería no puede constituirse en abogado de nadie, sí hay asesores que les ayudarán a entender cómo funciona la ley en China.

– Aun así, en otros casos de colombianos detenidos fuera del país hay quejas por supuesto abandono de la Cancillería. ¿Qué responde a esas críticas?
Da mucho pesar eso, porque uno espera que la gente se dé cuenta de lo grave que es eso. Dígame si eso no es como el mundo al revés. Estamos al tanto de los casos, porque sabemos que esa es nuestra responsabilidad, pero la gente no puede pensar que anda con droga por el mundo y no le pasa nada. La gente tiene que saber que los países del Asia son muy duros en ese sentido.

– ¿La Cancillería adelanta alguna campaña al respecto para prevenir a los colombianos que piensan salir del país con este tipo de sustancias?
En nuestra jurisdicción no es tan fácil. Por ejemplo, hacemos advertencias en los aeropuertos, pero allí son menos efectivas; si alguien llega al aeropuerto con la droga es que ya lo ha pensado y tiene una decisión tomada, ahí es muy difícil que se arrepienta. Lo que sí hemos pensado con estos países es que valdría la pena que las visas no pudieran ser gestionadas por terceros, sino que cada persona tenga que ir al consulado, para que allí le contaran directamente los peligros a los que se expone, como que la droga no solo tiene cárcel, sino también cadena perpetua y pena de muerte.

DIFERENDO E INCURSIONES, DOS PENDIENTES CON VENEZUELA

– La recuperación de las relaciones con Venezuela está dentro de los logros de su cartera, pero más allá de superar diferencias pasadas, ¿cómo avanza el diálogo por el diferendo limítrofe, que renació con el reciente decreto que intentó aplicar el gobierno de Maduro?
Lo que hemos coordinado con el gobierno venezolano es que ellos iban a nombrar una comisión para mirar el tema limítrofe y nosotros ya tenemos la comisión negociadora presidencial para que se puedan volver a reunir estas instancias, pero aún no se define una fecha concreta para que reiniciemos el diálogo.

– Precisamente en medio de ese clima preocupan más las denuncias de una supuesta incursión de la Guardia de Venezuela, denunciadas esta semana en la frontera…
Estamos en la investigación del caso y mirando si se puede hacer de manera conjunta, para definir qué pasó. Parte del problema en la frontera es el contrabando y la Guardia de ese país, que está al tanto de ese delito, sabe que es una lucha compleja, por los niveles de delincuencia en la zona. En esa investigación la Policía Fiscal y Aduanera viene trabajando de la mano con el vecino país.

RESPALDOS A LA PAZ, UN LOGRO DEL GOBIERNO

– Hoy (lunes) es el turno del Ministerio de Relaciones Exteriores en la gira ‘Estamos cumpliendo’. ¿Cuáles son los principales logros que resaltará la Cancillería del transcurso del gobierno del presidente Santos?
Si hablara del último año diría que hay una Colombia muy protagonista de los grandes temas que hay en las discusiones mundiales, que son la agenda post-2015, es decir los objetivos de desarrollo sostenible; la reunión de cambio climático en París y la reunión que hemos promovido el año entrante para la lucha contra las drogas. En el campo multilateral ese es un trabajo que me deja satisfecha. También hubo un mejoramiento de las relaciones bilaterales en la región y la Alianza del Pacífico es un logro trascendental pues es una sociedad exitosa con países que piensan igual en términos de libre comercio. Así mismo, es resaltable estar más presentes en el mundo con oficinas comerciales y embajadas, en más países del Asia, en más países de África, entrando a Eurasia, todo para darles oportunidad a nuestros exportadores de más lugares dónde llegar.

– ¿Y en materia de presentar el proceso de paz con las FARC ante la comunidad internacional?
Hemos buscado más socios y aliados para el postconflicto, porque desde mi punto de vista lo más importante que va a hacer el país en los próximos años es la paz, y para eso la Cancillería aporta ayudando a que otros países ayuden en cooperaciones técnicas y a poner un campo a producir en lo que debe ser.

– Otro trabajo que ha seguido la Cancillería es el Plan de Fronteras, más de sentido social. ¿Qué metas hay en ese frente?
Llevamos 500 proyectos desde que empezamos, sobre educación, energía, productividad y gestores de paz, con los que a los niños de la frontera se les inculcan valores a través del deporte. Hemos llegado a 75 de los 77 municipios de frontera y allí hacemos intervenciones integrales.

– En un trabajo articulado con otras entidades, la Cancillería ha impulsado estrategias para mejorar la reparación a víctimas en el exterior. ¿Cómo avanza ese proceso?
Tenemos a los cónsules ya muy afinados en conocer bien cuál es la ley para que connacionales puedan iniciar una ruta de reparación. Tenemos un contacto con la oficina de víctimas y hacemos jornadas en los consulados, sobre todo en Madrid, Miami y en los de frontera, donde sabemos que hay mayor concentración de personas que tuvieron que salir del país en el marco de conflicto.

– El año pasado a Suramérica llegaron a establecerse 180 mil personas de Europa, mientras que en la ruta inversa se registraron apenas 115 mil. ¿Qué desafíos plantea para la Cancillería ese fenómeno de cambio en la dirección migratoria?
Creo que esto se explica por la situación en Europa, que pasa por años difíciles, con gente joven que siente que América Latina es una gran posibilidad, porque en el tema de ciencia, tecnología e innovación están más adelantados y pueden encontrar alternativas aquí. Sin duda creo que las migraciones ayudan al desarrollo de los países.

– Temas como esos programas sociales del Ministerio y los mismos diálogos de paz, le han dado una imagen positiva a Colombia en el mundo. Sin embargo en el panorama nacional, el presidente no cuenta con ese mismo respaldo. ¿Le preocupa el desplome de la imagen del presidente?
Sí. Creo que lamentablemente su imagen está muy unida a la paz. Entonces cuando la gente entra en un escepticismo frente a la paz, por todo lo que pasa, la imagen de él se une a eso. Lo que sí es increíble es lo que representa Colombia en el exterior y lo que es ésa misma Colombia para el colombiano de a pie. El colombiano siente que el país va mal, que todo es negativo, a veces uno no sabe cómo hacer para cambiar ese pesimismo exagerado con el que vivimos.

– Habiendo estando en varias rondas de negociación en Cuba, ¿cuál es el reto de la mesa ante la comunidad internacional?
Más que ante la comunidad internacional, el primer reto es convencer al país de que sí se va a poder llegar a una negociación buena para los colombianos. La comunidad internacional está muy a la expectativa y hasta aterrorizada de que se puedan romper los diálogos. El reto es transmitirles a los colombianos ese optimismo que hay que tener. No podemos entrar en una fase negativa, hay que ver cómo podemos pasar la página.

Compartir: