Gobierno empieza la mayor exhumación de la historia del país

Compartir:

colombia_mass_grave_olmo_5Muchas de las mujeres, madres y esposas, lloraban y se acercaron hasta el basurero donde creen que podrían estar los restos de sus familiares para asistir al comienzo de la exhumación.

La última vez que Margarita Restrepo habló con su hija fue en una apresurada llamada de teléfono celular, el 25 de octubre de 2002.

Las clases habían terminado y Carol Vanesa, de 17 años, se reuniría con sus amigos en una parada del metro cerca de la gigantesca Comuna 13.

Restrepo y sus hijos habían huido días antes de ese sector violento de Medellín en el que poco después ingresaron miles de soldados colombianos en un intento por ubicar a rebeldes izquierdistas.

La madre rogó a su hija que no se arriesgara a regresar a la comuna, pero la adolescente no hizo caso. Ni la joven ni sus dos amigos fueron vistos de nuevo y a la fecha se desconoce al responsable de su desaparición.

Margarita Restrepo es la madre de Carol Vanesa Restrepo, una adolescente desaparecida hace 13 años.

Trece años después, Restrepo y decenas de personas más que sufrieron la desaparición de algún ser querido podrían estar más cerca que nunca de conocer la verdad.

En una ceremonia celebrada el lunes para recordar a los desaparecidos y dar inicio a las tareas de búsqueda, más de cien mujeres se vistieron de blanco y llevaban siluetas negras de plástico para representar a sus seres queridos. Después de años de silencio por parte del gobierno y gran parte de la sociedad, las familias acogieron con satisfacción el inicio de los trabajos de excavación.

El lunes, un equipo de expertos forenses comenzará el retiro de 24.000 metros cúbicos (31.000 yardas cúbicas) de tierra y otros materiales en La Escombrera, un tiradero de residuos de la construcción ubicado en las afueras de Medellín.

Se cree que los restos de unas 300 personas yacen en el lugar, donde fueron arrojados, durante uno de los capítulos más oscuros del conflicto armado que ha persistido desde hace mucho tiempo en Colombia.

Activistas de los derechos humanos afirman que el lugar podría resultar ser la fosa clandestina más grande de Colombia y que las excavaciones suponen una lejana esperanza para que se haga justicia.

A pesar de que las familias de las víctimas habían exigido hace más de una década el cierre del tiradero y la realización de excavaciones en el lugar, camiones gigantescos seguían trasladando escombros al lugar diariamente. Como sea, la búsqueda será complicada.

«Si esa luz no es para mí, que brille para mis comadres», dijo Restrepo mientras sostenía una pancarta con la foto y la fecha de la desaparición de su hija. Esas pancartas se han vuelto un símbolo llamativo que utiliza el grupo Mujeres Caminando por la Verdad para llamar la atención a su causa.

AP

Compartir: