Otra campaña de Correa para acallar a la prensa

El presidente de Ecuador recomendó a los ciudadanos que no compren periódicos ni miren programas televisivos. El boicot está dirigido a los medios críticos a su gobierno, a los que acusa de querer desestabilizarlo.

«Podríamos realizar un boicot ciudadano a esta prensa. Tenemos 80% de apoyo popular. ¿Cómo podemos colaborar con la revolución ciudadana? No compren esta prensa corrupta ni para hacer cangrejadas ni para madurar aguacates», instó Rafael  Correa en su informe semanal de labores, pregrabado y transmitido el sábado.

El mandatario ecuatoriano propuso como mecanismo de promoción de su nueva arremetida contra los medios a las redes sociales como Twitter, además de mensajes por teléfono y en la calle. «Ojalá dejen de ser tan rentables esos negocios», deseó.

En una demostración de su intolerancia ante la libertad de prensa, rompió un ejemplar de La Hora -como ya lo había hecho en el pasado- ante cientos de personas que asistieron a la grabación de su programa radial en un sector popular del sur de Quito.»¡Para que se quejen como les dé la gana, donde les dé la gana!», exclamó mientras destrozaba el tabloide.

«Tenemos cómo defendernos, dejando de comprar esa porquería que se llaman periódicos, dejando de ver esos canales que hacen politiquería en lugar de informar», aseveró el presidente que volvió a criticar al diario El Universo.

«No hay remedio, esa gente no va a cambiar, están en una lucha por el poder que tenían antes, someter a los gobiernos, hacer lo que les dé la gana», señaló Correa quien pidió a los ecuatorianos que compren El Telégrafo, actualmente gestionado por el Estado.

Compartir: