Impunidad, el problema más grave de DD.HH. en Colombia

Washington, 24 may .- El Gobierno de Estados Unidos advirtió hoy en su informe mundial de 2011 sobre los derechos humanos que la impunidad, un deficiente sistema judicial y la corrupción son los problemas «más graves» de Colombia en esta materia.

«Los problemas más graves de derechos humanos fueron la impunidad y un deficiente sistema judicial, la corrupción y la discriminación social», dijo el Departamento de Estado en la parte dedicada a Colombia del informe anual enviado al Congreso.

El Gobierno de EE.UU. destaca en particular que la impunidad y un «deficiente sistema judicial sujeto a la intimidación limitaron la capacidad del Estado de procesar con eficacia a aquellos acusados de abusos de derechos humanos y a exparamilitares».

En tanto, el narcotráfico «exacerbó» el problema de la corrupción y la discriminación de los indígenas y afrocolombianos interfirió con la capacidad de estos grupos de «ejercer sus derechos».

El Departamento de Estado incluyó en la lista de problemas en Colombia los asesinatos extrajudiciales, la colaboración de militares «insubordinados» con miembros de grupos armados ilegales, desapariciones forzosas, y hacinamiento e inseguridad en las cárceles.

También se registraron problemas relacionados con el acoso de grupos y activistas de derechos humanos, violencia contra las mujeres, tráfico de personas y trabajo infantil ilegal, dijo.

El Gobierno del presidente Juan Manuel Santos «continuó sus esfuerzos para mejorar el respeto a los derechos humanos» y a enjuiciar a funcionarios, incluyendo miembros de los servicios de seguridadimplicados en abusos, aunque «persistió alguna impunidad».

Los agentes de seguridad no fueron los únicos culpables de violación de derechos humanos. El Departamento de Estado también señala que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia(FARC), el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y grupos del crimen organizado que incluían a ex «paras» cometieron «numerosos abusos».

Entre ellos menciona asesinatos de políticos y de agentes de seguridad, el uso de minas, secuestros y desapariciones forzosas, y el soborno e intimidación de jueces, fiscales y testigos.

Miembros de estos grupos armados ilegales también reclutaron a niños soldados, atacaron a activistas de derechos humanos, violaron a mujeres o las forzaron a abortar, y acosaron o asesinaron a maestros y líderes sindicales.

«Los grupos armados ilegales siguieron siendo responsables de la mayor parte del desplazamiento interno» en Colombia, sentenció.

La divulgación del informe, que bajo las leyes de EE.UU. debió salir para fines de marzo pasado, se produjo en unos momentos en que grupos defensores de los derechos humanos exigen una mejor supervisión de la situación en Colombia, ahora que entró en vigor el Tratado de Libre Comercio (TLC).

Para lograr la ratificación del TLC ante el Legislativo estadounidense, el Gobierno colombiano se comprometió con un «plan de acción» de nueve puntos para, entre otras cosas, mejorar la situación laboral y de derechos humanos en ese país. EFE

Compartir: