Se hundirían todos los proyectos de ley que buscan imponer cárcel

BOGOTÁ, 23 de Mayo_ RAM_.... En las últimas horas se conoció un fallo de la Corte Suprema de Justicia en el que exhorta a la Cámara a no continuar el trámite de normas que puedan generar penas que terminen en condenas carcelarias.

La providencia, que fue dada a conocer por el presidente a la Cámara, Simón Gaviria Muñoz, conmina a esa corporación a evitar el hacinamiento en los centros penitenciarios.

En una circular, según el legislador, se advierte que es inconveniente que en el Congreso se tramiten normas que puedan aumentar la población carcelaria debido al congestionamiento que ya presentan los centros de reclusión.

De ahí la base del hundimiento del proyecto que establecía al menos 36 horas de detención a quien fuera sorprendido conduciendo en estado de embriaguez.

Las consideraciones sobre la acción de tutela número 106 con ponencia del magistrado Javier Zapata Ortíz del 27 de marzo del presente año se “exhorta al Congreso de la República a que a fin de que, para futuras reformas legislativas relacionadas con la política criminal, se prevean, respalden y tengan de presente, los costos financieros que estas implicarían en el aumento de la población interna carcelaria».

Y continuó: «solo puede someterse a una persona a reclusión si se le aseguran unas condiciones dignas, de acuerdo a los estándares indicados por la jurisprudencia».

El hundimiento de cárcel a conductores ebrios

La Cámara de Representantes hundió la noche del martes el proyecto de ley que establecía medidas severas en contra de quienes conducen bajo el efecto del licor.

Luego de cuatro intentos fallidos de votar la iniciativa, finalmente la plenaria de la corporación archivó el proyecto de la representante del Mira, Gloria Stella Díaz.

Con tan sólo un voto de diferencia, pues el registro fue 44 a 45, se decidió no seguir con el trámite del proyecto de cárcel para conductores ebrios.

Quienes lideraron la oposición al proyecto fueron, cada uno desde su perspectiva, no de común acuerdo, los representantes Germán Navas Talero (Polo) y Jairo Ortega Samboni (La U). De tal orden fue la negativa a esta iniciativa que Ortega llegó a aseverar que «son millones de colombianos los que se toman sus traguitos los fines de semana».

Entre tanto, Navas argumentó que las cárceles ya no dan abasto y no habría dónde recluir a los eventuales infractores de esta ley. Según dijo el congresista, si bien es cierto apoya una sanción para los conductores ebrios, es claro que la ley debe ser sólida, no algo para llamar la atención en los medios.

De acuerdo con Navas Talero, profesor de derecho penal, hay que mandar a los infractores a prisión, pero bajo una normativa clara.

Compartir: