Jefe de Servicio Secreto se disculpa por conducta de agentes

El director del Servicio Secreto, Mark Sullivan, se disculpó el miércoles por la conducta de los empleados que se vieron envueltos en un escándalo con prostitutas en Colombia.

En una audiencia en el Senado sobre el controvertido tema, el funcionario se disculpó por «la conducta de esos empleados y la distracción que provocó».

Sullivan está testificando por primera vez ante el Congreso desde que estalló el escándalo en Cartagena, previo al arribo del presidente Barack Obama para la Cumbre de las Américas en abril.

Mientras, Joe Lieberman, el legislador que encabeza la investigación reportó «decenas» de episodios preocupantes de acciones inapropiadas en el pasado, e instó a los implicados a decir lo que saben mientras los investigadores tratan de determinar si hay una tradición arraigada de este tipo de conductas en la estratégica agencia.

«Sólo podemos saber lo que revelen los documentos del Servicio Secreto», dijo el senador por Connecticut al iniciar la primera audiencia del Senado al respecto. Y esos registros, aunque incompletos, muestran 64 casos de acusaciones o quejas de conducta sexual inapropiada contra agentes secretos en los últimos cinco años, indicó.

Muchos de los casos involucran a empleados que enviaron correos electrónicos sexualmente sugestivos. Pero hubo tres acusaciones de relaciones inapropiadas con una persona del extranjero y una queja por un «encuentro no voluntario», dijo Lieberman al inicio de la audiencia.

Agregó que los reportes no necesariamente muestran un patrón histórico de mal comportamiento por parte de los agentes, pero tanto Lieberman como otros legisladores manifestaron su convicción de que lo sucedido en Colombia no constituyó una mera excepción.

Sullivan dijo a los senadores que el comportamiento en Colombia no era representativo de los casi 7.000 empleados de la agencia. También garantizó que la seguridad de Obama nunca estuvo en riesgo.

La senadora republicana Susan Collins declaró que los agentes que acudieron a visitar clubes, bares y burdeles en Colombia tuvieron un comportamiento «moralmente repugnante». Agregó que las acciones de los funcionarios pudieron dar a servicios de inteligencia extranjeros, cárteles de la droga y otras organizaciones, oportunidad de amenazar la seguridad del presidente.

La Comisión de Seguridad Nacional del Senado es el primer organismo del Congreso que realiza una audiencia. Sin embargo, los legisladores difícilmente le pedirán la renuncia a Sullivan.

El jefe cesó a muchos supervisores, oficiales y agentes a raíz del escándalo del mes pasado, permitió que el inspector general del Departamento de Seguridad Nacional supervisara su investigación y mantuvo informados a los legisladores más influyentes.

La Casa Blanca reiteró el martes su confianza en Sullivan. El presidente Obama «tiene gran confianza en el Servicio Secreto, cree que el director ha realizado una tarea excelente», dijo el vocero Jay Carney.

Washington, AP

Compartir: